El delegado de Desarrollo Sostenible, Borja Olazabal. / Ayuntamiento de Irun

El acto «Un acebo para crecer juntos» sirve cada año para dar la bienvenida a los iruneses recién nacidos. Se desarrolla en la plaza San Juan y sirve para entregar a las familias un acebo de recuerdo. Este año iba a celebrarse la cuarta edición de la iniciativa pero con motivo de las medidas establecidas durante el Estado de Alarma provocado por la pandemia el acto quedó suspendido.

«No queríamos dejar pasar el año sin poder hacer llegar a los nuevos irundarras este detalle y hemos intentado adaptarnos a la situación», destaca el delegado, Borja Olazabal. Desde el el área de Desarrollo Sostenible han trabajado en una alternativa para hacer llegar el acebo. Así, a partir de la semana que viene 150 familias irundarras recibirán en sus domicilios tanto el acebo como el cuento temático que acompaña al regalo. Se ha preparado un modelo de caja de cartón con un sellado que incluye el nombre de la iniciativa y que facilita el transporte.

¿Por qué un acebo?

Acebos preparados para ser repartidos. / Diputación Foral de Gipuzkoa

El acebo es una especie muy versátil respecto a las condiciones de cultivo y de vida y para esta ocasión es una opción adecuada por motivos medioambientales, estéticos y prácticos. El acebo puede desarrollarse en cualquiera de las formaciones forestales autóctonas y en cualquier altitud desde el nivel del mar. Sus valores medioambientales son especialmente importantes en el periodo invernal, en que el alimento proporcionado por sus frutos y el abrigo ofrecido por su cubierta perenne, mantienen y fomentan las poblaciones de fauna silvestre.

Respecto al destino que los participantes pueden hacer de estas plantas de acebo, puede variar desde el uso particular, como planta mantenida en un contenedor o en un terreno privado, o como plantas repobladas en parcelas forestales públicas, una vez que hayan alcanzado el tamaño necesario para proceder a un trasplante viable.

El acebo irá acompañado de un cuento que narra la historia entre un niño y un pequeño acebo. Se cuenta la relación entre ambos así como las reflexiones del niño, además de destacar también la figura de los padres en algunos momentos del cuento. La historia cuenta con más personajes que nutren este cuento, como un petirrojo, un saltamontes o una mariposa. Al final del cuento el niño plantará el acebo, y tratará de mantener esa relación en el futuro.