Adjudicadas las obras para instalar un ascensor en Artía

Este proyecto es fruto del estudio de alternativas encargado a principios del año 2018 para instalar en Artía un ascensor, una de las propuestas más votadas en el proceso de presupuestos participativos de ese año

0
225

El gobierno municipal ha adjudicado a la empresa Construcciones Otegui Gaztañaga, S.L. el contrato relativo a las obras de instalación del ascensor de Artía por 460.265 euros. El plazo de ejecución de los trabajos es de cuatro meses.

Este proyecto es fruto del estudio de alternativas encargado a principios del año 2018 para instalar en Artía un ascensor, una de las propuestas más votadas en el proceso de presupuestos participativos de ese año. La propuesta final fue presentada en la Mesa de Movilidad, donde están representados todos los grupos municipales, así como entidades y asociaciones de la ciudad.

Será una actuación importante, que en clave de movilidad traerá muchas ventajas para los vecinos; se han estudiado varias alternativas y se ha acordado el resultado con la asociación de vecinos. Este ascensor se unirá a los dos tramos de escaleras mecánicas que se instalaron en mayo de 2007 con el mismo objetivo de mejorar la movilidad dentro del barrio; además será el cuarto elevador en la ciudad tras las instalaciones de la calle Iñigo de Loyola en Larreaundi, plaza de San Juan y la de Artaleku-Luis Mariano.

Entre las tres alternativas analizadas en Artía, en base a este estudio, se ha determinado como el punto más adecuado la calle Darío de Regoyos entre los números 10 y 12 para situar ahí el ascensor que conectará con Pío Baroja. Se ha tenido en cuenta la accesibilidad y proximidad con las viviendas de forma que los vecinos que quieran hacer uso del ascensor no tengan que hacer grandes recorridos peatonales para llegar a su destino.

También se ha buscado no tener impacto en las viviendas del entorno, que esta obra no supusiera eliminación de aparcamiento, y que la zona de adecuara bien a las medidas establecidas para este tipo de actuaciones como salidas de emergencia, etc. El proyecto tendrá en cuenta asimismo la perspectiva de género con una cabina del ascensor transparente en ambos frentes, y una cámara de seguridad. La pequeña plaza de la calle Darío de Regoyos se ampliará ligeramente para la instalación del ascensor modificando incluso la configuración del muro para tener un menor impacto en las viviendas. Asimismo, arriba en la calle Pío Baroja, la acera en el punto de entrada y salida del ascensor se ampliará ganando en accesibilidad.