Miguel Ángel Páez, delegado de Desarrollo Sostenible. / Ayuntamiento de Irun

El delegado de Desarrollo Sostenible, Miguel Ángel Páez, ha dado cuenta este jueves de las acciones más destacadas realizadas por el Ayuntamiento de Irun en materia de repoblación forestal y otras medidas tenidas en cuenta con el objetivo de cuidar y mantener nuestro entorno natural.

“El término municipal de Irun cuenta con una extensa superficie de espacios verdes y naturales que tenemos y queremos mantener y cuidar. Son varias las acciones que en ese aspecto hemos ejecutado estos años, siempre con criterios medioambientales para intentar proteger el entorno, su flora y fauna, así como divulgar su conocimiento por parte de las personas que nos visitan y por los muchos iruneses que siempre que podemos no dudamos en hacer una excursión por nuestros montes”, señalaba Miguel Ángel Páez.

Las actuaciones realizadas obedecen fundamentalmente en su mayoría a las determinaciones recogidas en el II Plan de Acción de la Agenda Local 21 de Irun, aprobado en abril de 2015, así como ha normativas y medidas de gestión que regulan los espacios naturales protegidos el municipio. Se han realizado una gran variedad de actuaciones que juntas suman un presupuesto de 508.779 euros.

Una de las medidas más importantes por ejemplo son las acciones que han buscado la conservación de hábitats y especies. “Estos años hemos continuado con las labores de recuperación de hábitats naturales (bosques, matorrales, pastizales, zonas húmedas) en los terrenos de titularidad municipal, especialmente en los incluidos en Espacios Naturales Protegidos», explicaba Páez.

En detalle, los objetivos forestales han ido encaminados hacia la restauración de bosques autóctonos. Han consistido fundamentalmente en plantaciones de árboles, trabajos de desbroce dirigidos a favorecer el crecimiento de los árboles plantados y reducir el riesgo de incendio así como clareos de arbolado para reducir la competencia entre ejemplares y favorecer el desarrollo de los ejemplares seleccionados. Entre 2015 y 2018, este trabajo arroja un balance de 16 hectáreas plantadas con un coste de 15.795 euros (sobre todo en entornos de Lapurriturri, Sius, Alderearri o Urrestibarren.

A estas acciones hay que sumar la iniciativa que hasta 2016 permitió la plantación de árboles en conmemoración de los niños y niñas nacidos/as en Irun, un proyecto que buscaba sensibilizar sobre la problemática medioambiental del municipio. Cabe señalar que durante los años 2015 y 2016 se siguió celebrando el acto de plantación de árboles por los niños y niñas nacidos en Irun (1.070 plantaciones), y una vez agotado el terreno disponible la actividad se transformó en el reparto de un acebo y un cuento a las familias.

Otra acción muy importante ha sido el desbroce de matorral; son actuaciones dirigidas a controlar el matorral con el objetivo de favorecer el crecimiento de los árboles plantados y reducir el riesgo de incendido. Estos últimos años se han cubierto son estos criterios 121 hectáreas con un coste de 78.688 euros. Páez también se detenía en los trabajos de clareo, aquellos que buscan reducir la densidad de arbolado de modo que favorezca a los ejemplares seleccionados bien por pertenecer a especies de interés o por ser los de mejor desarrollo. En este caso, entre 2015 y 2018 han sido 43 hectáreas las controladas.

Conservación de especies

Una de las líneas de actuación más importantes ha sido la de trabajar por la conservación de especies, desde la protección de especies catalogadas como «En peligro de extinción» y cuyas poblaciones más importantes en el País Vasco se sitúan en los montes públicos de Irun. Es el caso de la planta Daphne Cneorum, también conocida como Torvisco de los Pirineos cuya supervivencia está ligada al mantenimiento de los pastizales-brezales de uso ganadero, por lo que las actuaciones dirigidas a su conservación favorecen también esta actividad.

Asimismo se han realizado trabajos de construcción y conservación de pequeñas charcas de montaña que constituyen pequeños humedales de elevado interés para la conservación de las poblaciones de anfibios y otra fauna ligada al medio acuático. Dentro de estas actuaciones se incluye la firma en 2017 de un Convenio de colaboración con la Asociación de Ciencias Aranzadi y la Sociedad Española de Herpetología que afecta a un total de 19 pequeños humedales. Como ejemplo de actuaciones, en 2015 se construyó una charca para anfibios en Sius, y en 2016 se adecuaron charcas en Minazuri y Castillo del Inglés. El coste total de las actuaciones ascendió a 14.880 euros. En coordinación con la Diputación Foral de Gipuzkoa se ha actuado también en la eliminación de especies de flora exótica invasoras identificadas en la normativa, por el que se regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras.

Mantenimiento de infraestructuras

En los montes públicos situados en el Parque Natural de Aiako Harria pastan una media de 865 cabezas de ganado pertenecientes a 13 explotaciones agrarias de Irun. Para favorecer este uso, el Ayuntamiento acomete diversos trabajos de gestión de las zonas de pasto y de las infraestructuras necesarias para el manejo del ganado. Las actuaciones realizadas son, por ejemplo, la construcción de pasos y el arreglo de cierres y pistas forestales en diversos parajes de los montes iruneses.

Tal como añadía el delegado de Desarrollo Sostenible, otras medidas han buscado mejorar las instalaciones disponibles para que la ciudadanía se acerque y disfrute del monte y de la naturaleza que tenemos muy cerca del centro urbano. Se refería por ejemplo a los equipamientos de uso público de estancia existentes, fundamentalmente el Parque Natural de Aiako Harria; y también de interpretación de los espacios naturales protegidos, fundamentalmente en Lapurriturri. Cabe señalar que de 2015 a 2018 se incrementó el terreno municipal dedicado a espacios naturales protegidos con una inversión cercana a los 180.000 euros. Y para dar a conocer toda esta flora y fauna, el delegado se refería por último al punto de información de Lapurriturri por donde entre 2015 y 2018 se atendió a 4.834 personas y otras 528 participaron en las 30 actividades programadas.