Antiguo Hospital. / Oihana Sánchez

El área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Irun ha informado de que a lo largo de este mes de septiembre tendrá lugar la segunda fase del programa anual de prevención del aislamiento para personas mayores. Se trata de una iniciativa gratuita que se viene repitiendo los últimos años y que está principalmente dirigida a personas mayores de 75 años que viven solas en el municipio.

El delegado, Sergio Corchón, explicaba que “el objetivo de este programa es proporcionar a este sector de la población un mayor conocimiento de los servicios y actividades que para ellas se prestan en Irun. Además de esta información, en ocasiones muy necesaria, deseamos ofrecer a aquellas personas que den indicadores de riesgo de aislamiento social, unos talleres de carácter gratuito dirigidos al fomento de las habilidades cognitivas y sociales”.

A través de este programa se acerca a estas personas toda la información existente en el área de Bienestar Social. Este año se han sumado 303 personas mayores de 75 años que viven solas en Irun, por lo que serán las principales destinatarias de una carta en la que se les trasladará la posibilidad de acogerse a este programa.

El envío se hace en dos fases; en una primera parte, realizada en mayo, 103 de estas personas recibieron la carta, mientras que el resto lo hará estos próximos días. La idea es que a través de esta comunicación por escrito estas personas puedan conocer más detalles sobre el programa, así como del resto de iniciativas que impulsa el Ayuntamiento de Irun en materia de recursos para las personas mayores. Una vez reciban esta comunicación, una profesional del departamento de Bienestar Social se pondrá en contacto con estas personas para fijar una cita en la que se les realizará una entrevista personal. En caso de que la persona no desee dicha visita, puede comunicarlo bien en esta llamada previa o contactar con el SAC por escrito o por teléfono al 010 (943505152).

Sergio Corchón añadía que “buscamos que las personas mayores que lo necesiten puedan mejorar su calidad de vida, manteniendo su autonomía y evitando, o retrasando en su caso, una situación de fragilidad o vulnerabilidad social y otras situaciones de mayor dependencia. Esto se puede conseguir aumentando las relaciones sociales y participando en actividades de formación, cultura y salud física y emocional. Por ejemplo, en esta comunicación que recibirán en sus domicilios, se hace referencia al programa Ttipi Ttapa que fomenta el ejercicio físico adaptado a personas mayores”.

Fomento de las habilidades cognitivas y sociales

Otra de las alternativas es el taller específico que trabaja con aquellas personas que, fruto de este programa, se ha detectado que estén en situación de riesgo de aislamiento social. Bajo el título “Fomento de las habilidades cognitivas y sociales”, el taller se imparte en el Centro Social Iraso y en los apartamento de Leka Enea. También en este último centro existen talleres de gimnasia terapéutica para su buen mantenimiento físico.