Infografía de los edificios proyectados. / Ayuntamiento de Irun

El alcalde de Irun, José Antonio Santano, ha firmado la aprobación inicial del estudio de detalle que fijará los criterios de construcción de los números 6 y 7 de la plaza del Ensanche y número 2 de la calle Zuberoa. Se trata en concreto del edificio que antiguamente acogió las oficinas de Correos en Irun y el inmueble colindante (en total, 713 metros cuadrados) que, tal como se hizo público recientemente, serán derribados y sustituidos por otras edificaciones.

«Lo que el Ayuntamiento de Irun quiere hacer aprobando este estudio de detalle es fijar unos criterios óptimos de calidad, estética e imagen antes de que comience la obra. Estamos ante un lugar, una esquina en pleno centro de Irun, con una historia muy importante que merece la pena tener en cuenta y por supuesto preservar. Por eso vamos a garantizar que los edificios que se levanten aquí conserven su esencia y cuiden cada detalle, por dentro y por fuera», señala el alcalde.

Este estudio de detalle, que tiene como objetivo ordenar el volumen y determinar las características que deben cumplir en base al PGOU los nuevos inmuebles que se levanten, recoge así la necesidad de «preservar en la memoria de la ciudad los elementos de identidad del ensanche (disposición y ritmos de huecos, elementos decorativos, impostas, miradores, balcones, etc.) poniendo en valor el propio espacio».

Tal como se ve en las infografías adjuntas, esto se traduce en un cuidado especial a la hora de establecer las condiciones de los elementos que deben servir para integrar los nuevos edificios en el lugar en el que se ubican. Por ejemplo, se ha puesto especial atención en los balcones, ventanales y miradores de la esquina con calle Zuberoa, y hasta se identifican en el estudio los materiales con los que se revestirá las fachadas de los números 6 y 7 de la plaza del Ensanche, incluyendo otros elementos como la carpintería, la ornamentación o incluso las persianas.

«En definitiva, hemos trabajado con mucho mimo este estudio para asegurarnos de que la ciudad cuente, una vez finalice la obra, con unos edificios representativos del sitio en el que se levantan, un lugar tan emblemático en la historia de Irun como la plaza del Ensanche», añadía Santano.