Xabier Bermúdez, en los estudios de Teledonostia y Radio Donosti en Gros.

El periodista Xabier Bermúdez sigue al pie del cañón. Todos los días coge el autobús para desplazarse a los estudios que Teledonostia y Radio Donosti tienen en el barrio de Gros. La información, en época de crisis como la que estamos viviendo, se convierte en un arma fundamental. La televisión y la radio vuelven a ser dos grandes acompañantes en estos tiempos que atravesamos.

– Ustedes han adaptado la programación habitual de la televisión por la crisis que estamos viviendo. ¿A qué hora emiten en estos momentos y cómo enfocan la información?

El mayor cambio ha sido en Teledonostia. Casi el 90% de la programación es deportiva y, por lo tanto, con todas las competiciones suspendidas, ha habido que modificar la parrilla. Nuestro compañero Juan Pedro Harocarene ha iniciado una nueva sección en el programa Kirolak Gaur titulada «Nos vamos de cuarentena». En ella, entrevistaremos a un personaje de la comarca que esté viviendo el confinamiento lejos del Bidasoa. Además, hemos añadido un espacio en el que informamos de todas las medidas que están tomandose en los tres municipios de la comarca en relación al coronavirus. La programación local arranca todos los días a las 20:00 horas.

En Radio Donosti continúa la programación musical con las clásicas llamadas de nuestros oyentes que, evidentemente, ahora giran en torno al Covid-19. Nos cuentan como están viviendo estos días en casa, como se entretienen, lo que cocinan…

– ¿Cómo vive el día a día teniendo que ir a trabajar mientras al resto de la gente se le pide que se quede en casa?

Pues, hoy en día trabajar es una bendición, ¡y casi la mejor ayuda psicológica! Me vale para salir de las 4 paredes en las que vivo y tener contacto con más gente. La rutina me hace llevar mucho mejor el confinamiento. La parte mala, sin embargo, es que estoy más expuesto al virus cuando cojo el autobús, voy por la calle, etc. Y eso, evidentemente, me obliga a tomar todas las precauciones pertinentes para evitar el contagio.

– Con el confinamiento se agudiza el ingenio, desde los que intentan entrenar en su casa, hasta los que se divierten con el reto del papel higiénico que se ha puesto de moda…

La verdad es que sí, en mi casa, sin embargo, no somos muy originales… Mi novio y yo hemos aprovechado para pegarle «un meneo» a nuestro hogar: cambiar cuadros, vaciar armarios, pequeñas chapucillas que llevaban tiempo pendientes… Y estamos cocinando mucho. Solíamos ser de los que nos conformábamos con darle un par de vueltas al filete en la sartén, ¡y ahora nos pasamos casi una hora entre fogones!

– Usted también es locutor de Radio Donosti. La radio estará siendo un medio de escape para muchas personas que están confinadas. ¿Qué le cuentan cuando llaman?

Estos días estamos teniendo sobre todo muchísimas llamadas de agradecimientos; para quien tiene que pasar una cuarentena solo la radio es un gran salvavidas. Los que viven acompañados están relativamente animados, cocinando en pareja, limpiando la casa. También hay quien nos ha contado que usa las escaleras del vecindario para hacer deporte, subiéndolas y bajándolas para «preparar la operación bikini». La otra cara de la moneda son las personas que están sin compañía, sobre todo las viudas. Cuesta aguantar el tipo cuando una oyente te cuenta en directo lo sola que está, o cuando alguien te dice que ha perdido un ser querido por el dichoso virus.

– Los medios de comunicación siempre juegan un papel fundamental en todas las crisis…

… siempre y cuando actúen de buena fe. Es importante que informen, sobre todo en situaciones complicadas, pero no dejan de ser empresas que han sido creadas para ganar dinero; y en los grandes medios, el sensacionalismo y la propaganda política dan muchos billetes. A veces es difícil saber lo que es verdad y lo que no…

– La música, aquí y en otros países, como Italia, está siendo una herramienta para acercar a la gente. ¿Siente que están cumpliendo esa función desde Radio Donosti?

Sí, por su puesto, y de hecho nosotros hemos puesto en marcha una iniciativa para ayudar a ello. Todos los días a las 20:01 horas (después de los aplausos) pinchamos la canción Resistiré del Dúo Dinámico para que todo el mundo salga al balcón con la radio a todo volumen. Intentamos así dar ánimos en estos días tan complicados, es nuestro pequeño granito de arena.

– Esto parece que va para largo. ¿Usted es de los optimistas o de los pesimistas?

Soy muy pesimista. Es evidente que a nivel sanitario la gestión ha sido un auténtico desastre en toda Europa. Y además, me preocupa mucho como va a quedar España despues de estar parada durante no sabemos cuántos meses. Los economistas ya anunciaban una crisis muy dura para 2020 que con el coronavirus va a ser mucho peor. El pasado lunes hablaba con un economista amigo mío, el catedrático Roberto Centeno, y me decía que cuando se reactive el país la situación va a ser peor que en la posguerra. Si esto acaba a mediados de mayo, creo que nos podemos dar con un canto en los dientes, y luego, dios dirá… (y te lo dice un ateo).