El delegado de Urbanismo, Miguel Ángel Páez. / Ayuntamiento de Irun

El delegado de Urbanismo, Miguel Ángel Páez, ha salido al paso de las declaraciones que esta mañana han realizado los portavoces de SPI, EH Bildu y el PNV en torno al traslado de las instalaciones de Plaiaundi y la propuesta de Txenperenea-Oeste.

Páez ha informado que los estudios previos para analizar la propuesta de Txenperenea-Oeste se solicitaron a una consultora externa para someterla a validación de los servicios técnicos municipales el 28 de agosto con dos meses de plazo previsto para su redacción; un primer borrador se hizo llegar a Ayuntamiento de Irun el 11 de noviembre para supervisión de los servicios técnicos municipales y para realizar las correcciones que en su caso se estimasen; asimismo quedó pendiente sumar a ese borrador otras determinaciones necesarias, algo que es normal en un procedimiento de este tipo, Así, los estudios previos llegaron al Ayuntamiento de Irun la semana pasada, el 4 de diciembre.

«Por tanto, de entrada, el bloque Podemos-Bildu-PNV miente cuando dice que el alcalde tiene desde finales del mes pasado estos estudios previos. Y encima han sido incapaces de esperar a contrastar esta información en una comisión de Urbanismo convocada para hoy mismo a mediodía. Es decir, han podido más las ganas de salir a los medios de comunicación con un relato que no es verdad, manipulado y con afán puramente partidista, antes que poder ver aclaradas sus dudas en la comisión de Urbanismo donde se puede dar toda esta información», añade Miguel Ángel Páez.

El delegado de Urbanismo ha explicado además que, «como es lógico, normal y responsable en estos casos por parte de un gobierno, lo primero que hemos hecho al recibir estos estudios previos es solicitar a los servicios técnicos municipales un informe para posteriormente poder contrastar esta propuesta con el resto de alternativas barajadas para el traslado de las pistas de Plaiaundi. Una vez tengamos ese informe podremos estudiar cuestiones que son importantes y que pueden condicionar la viabilidad del proyecto. En ese momento con toda la información disponible, como es natural y como ha venido siendo habitual mediante varias Juntas de Portavoces, lo podremos compartir con el resto de los grupos municipales».

Presión

Asimismo, Miguel Ángel Páez ha lamentado el tono utilizado por el bloque SPI-EH Bildu-PNV al aprovechar este importante asunto para la ciudad y convertirlo en «un nuevo intento de presionar al personal municipal. Dejemos trabajar a los servicios técnicos y seamos responsables para evitar sacar conclusiones por adelantado. No estamos dispuestos a tolerar este tipo de actitudes que desgraciadamente no son la primera vez que las observamos».

El delegado concluía dejando claro que «seguimos trabajando con el objetivo de tener para este mandato un destino para las pistas de Plaiaundi. Hay que tener en cuenta que junto con este asunto podemos encontrar perfectamente en torno a 100 expedientes abiertos en el área de Urbanismo. Nada se bloquea ni se precipita».