José Cayetano Díez y Dani Berasategi. / EH Bildu Irun

La presentación del proyecto museológico para Ikust Alaia ha sido objeto de un nuevo rifirrafe entre el gobierno municipal y un grupo de la oposición, en este caso, EH Bildu, que acusan al equipo de gobierno encabezado por José Antonio Santano de mentir entorno a la rehabilitación del edificio y la puesta en marcha allí de un futuro museo de la ciudad de Irun.

«En la última comisión informativa de Cultura se nos presentó el proyecto para la villa Ikust Alaia, emblema de las construcciones de Irun de su época, un proyecto en el que la empresa contratada ha estado trabajando durante un año. Hasta aquí todo parecería normal, de no ser porque en el pleno del pasado mes de septiembre, en el que se trataba una modificación de crédito para las obras de rehabilitación de la villa Ikust Alaia y la posterior firma de un convenio con la Diputación Foral de Gipuzkoa, y ante las dudas que creaba entre diferentes grupos de la oposición el proyecto, el alcalde mintió», dicen desde la coalición, desde donde apuntan que «el alcalde mintió cuando dijo que no había ningún proyecto en ciernes sobre la utilización de Ikust Alaia, y hemos podido saber que la empresa encargada del proyecto llevaba tiempo trabajando en él».

Los ediles José Cayetano Díez y Dani Berasategi indican que «el alcalde se comprometió a tratar con los grupos de la oposición los diferentes proyectos, pero nos hemos encontrado con un proyecto redactado y que dan por bueno. Damos por hecho que al mostrar nuestra disconformidad volverán a decir que actuamos en contra de la ciudad, de la memoria de Luis Mariano, cuando es el gobierno quien actúa de espaldas a la gente. Fue nuestro grupo el que ya en la pasada legislatura propuso Ikust Alaia como posible enclave de un museo histórico de Irun, en el que lógicamente tendría su espacio Luis Mariano, pero otra vez el equipo de gobierno ha dejado a parte a la oposición, sin poder realizar ningún tipo de aportación y lo que aún es más grave, sin dar oportunidad a la gente para que haga sus propuestas».

Autobombo del gobierno municipales

Los concejales de EH Bildu acusan al alcalde de Irun de un autobombo desmedido. «Del presupuesto previsto para la materialización de las medidas correctoras propuestas en el compromiso realizado en 2012, a finales de 2017 solo se habían gastado el 12,7%. No es normal que la instalación de una caldera de pellet en el frontón Uranzu sea tan impactantemente innovadora como para dar una rueda de prensa. No es normal, porque si existiese una auténtica apuesta por la transición energética no debería ser considerada esa actuación como un hito del gobierno en dicha apuesta. Un hito sería anunciar la instalación en el nuevo Uranzu de paneles fotovoltaicos que van a contribuir al autoabastecimiento energético y, por tanto, reducir el importe de la factura eléctrica que, en origen, pagamos todos los y las irundarras. Por cierto, esta práctica de instalación de paneles fotovoltaicos está siendo habitual en otros ayuntamientos desde que se ha eliminado el impuesto al sol que penalizaba las instalaciones de autoconsumo».

Para José Cayetano Díez y Dani Berasategi, la única explicación posible a la forma de actuar del gobierno municipal y del alcalde de Irun es que «con estas maneras de estimar las aportaciones de los que no son de los nuestros, dicho coloquialmente, con esas formas de hacer amistades en el camino, el PSE está colocando a Irun en un escenario de parálisis de gestión que repercute directamente en la ciudadanía, al no tener la capacidad de llegar a acuerdos con el resto de las formaciones, cosa que el PSE debería preguntarse por qué sucede. No hay, de momento, presupuestos municipales y, por lo visto, ni se les espera. Y ésta es la fotografía que a febrero de 2019 se puede hacer de la ciudad de Irun. Fotografía y reflexión que queremos compartir con los y las irundarras».