Cayetano Díez (i), Jokin Melida y Dani Berasategi. / EH Bildu Irun

EH Bildu se ha posicionado en las últimas horas sobre el proyecto de presupuestos presentado hace unos días por el gobierno municipal. «Los presupuestos son totalmente continuistas, presentan muy pocos cambios y la mayoría de ellos son por imperativo legal, por ejemplo en el área de Bienestar Social, para cumplir con lo marcado en el Decreto de Cartera de la ley de Servicios Sociales», comienzan diciendo desde EH Bildu. «La vivienda es otro ejemplo. Irun tiene un grave problema con la vivienda y las inversiones destinadas a solventar este problema (fomento de VPO y alquiler, ayudas para la accesibilidad, ayudas para la eficiencia energética …) no llegan al 1% del presupuesto».

EH Bildu señala que «no puede ser cómplice de unos presupuestos nada innovadores, cargados de las carencias de una inercia de 30 años y que no abordan de frente la realidad de nuestra ciudad». La coalición señala que Irun es una de las ciudades con una de las mayores tasas de población parada de larga duración, que la renta personas de los iruneses es de las más bajas de Gipuzkoa, que la política municipal de privatización de la gestión de los parkings municipales genera el descontento de la ciudadanía y que el comercio de cercanía languidece. Ante este análisis, EH Bildu adelanta que no va a entrar en ninguna negociación con el gobierno municipal de cara a un hipotético apoyo para los presupuestos de 2019.

Las migajas de los últimos años

EH Bildu indica que en los últimos años les han aprobado «pequeñas partidas o migajas que o no se han ejecutado o lo han hecho en una cantidad inferior a la que propusimos. Las enmiendas que se nos aceptaron en 2017 y 2018 suponen el 0,1% del presupuesto. Esto deja bien claro cuál es el peso y la importancia que nos han dado estos años. No han tenido ningún reparo en pasar el rodillo cuando han podido, dejándonos a nosotros las últimas migajas. Eso sí, nosotros hemos intentado aprovechar esas migajas presentando enmiendas necesarias para las y los irundarras, pero tenemos que señalar que incluso, en las pequeñas migajas nos han tomado el pelo. Los casos más claros los tenemos en lo sucedido con las enmiendas sobre la energía, pero no está de más recordar que, por ejemplo, en otras enmiendas nos rebajaron nuestra propuesta de 25.000 euros a 1.500 euros (todavía sin cumplir)».

En otros casos, recuedan desde EH Bildu, se han presentado enmiendas de forma tradicional, «por ejemplo para aumentar el fondo bibliográfico, ya que, de forma tradicional también, el gobierno municipal dedica una partida muy pequeña al mismo para aumentarla mediante nuestra enmienda ¿Qué harían si nosotros no presentásemos dicha enmienda? ¿Nos dejarían a las y los irundarras casi sin libros? Por todo ello, podemos decir que en los últimos años se han aceptado pocas de nuestras enmiendas y de las aceptadas o se han cumplido de forma parcial o directamente no se han cumplido».

La modificación de créditos

EH Bildu ha querido recordar igualmente lo sucedido a cuenta de la modificación de créditos. «Como bien sabéis, hace pocas semanas se aprobó la modificación de crédito que habitualmente se presenta en abril. Tras realizar tres reuniones con el gobierno municipal, pudimos comprobar que el gobierno quiso apropiarse de nuestras iniciativas. Al final, a pesar de que se aprobaron las propuestas de la oposición, el gobierno intentó disfrazarlo como logro suyo, y esto no es juego limpio. El gobierno sabía perfectamente que estaba en minoría, en una posición de debilidad. Pero para nosotros siempre ha sido una prioridad jugar limpio en las negociaciones y así será también en el futuro».

Sin canal de comunicación

La coalición asegura que no hay un canal de comunicación con el gobierno municipal. «Cuando no hay comunicación suele ser responsabilidad de las dos partes, pero en este caso quien más responsabilidades tiene, tiene también mayor responsabilidad. En todo el año, el gobierno municipal no nos ha llamado para nada. La información sobre temas importantes la obtenemos a través de los medios de comunicación. En las juntas de portavoces solo se nos informa sobre lo que ya está decidido o de asuntos de poca importancia. Por lo tanto, repetimos que nos hemos sentido engañados y por ello consideramos que este gobierno municipal no es de fiar».

Ante esta situación, EH Bildu realizará «un trabajo serio y profundo de cara a los presupuestos. Realizaremos un ejercicio de escucha con diferentes asociaciones y agentes y después plantearemos diversas enmiendas. Sabemos que para que nuestras iniciativas salgan adelante necesitamos la mayoría del pleno. Por ello, hablaremos con los grupos de la oposición para llegar a acuerdos en temas puntuales».