Valle de Olaberria. / Oihana Sánchez

EH Bildu pregunta al gobierno municipal por el Plan Especial de Protección del Valle de Olaberria. Lo hace a través de un artículo de opinión enviado a los medios de comunicación y dirigido tanto al equipo de gobierno como a la ciudadanía irunesa.

«Años lleva el gobierno municipal teniendo este plan abandonado en el rincón de una estantería llena de polvo. Poco interés demuestra el equipo municipal por un plan que es estratégico para la ciudad de Irun», comienzan diciendo desde EH Bildu, recordando que la coalición «realizó hace unos años su propio estudio y como resultado de él, entregó hace tres años al equipo de gobierno y a la empresa contratada sus propuestas, sin tener ninguna respuesta en todos este tiempo».

EH Bildu recuerda en este artículo de opinión que «el sector primario está cada vez más abandonado en nuestro pueblo, su importancia en la economía irundarra es cada vez más irrelevante; y sabiendo de la gran potencialidad de Olaberria, se hace necesaria una respuesta ya, porque tal como demuestran los datos del EUSTAT, el porcentaje de explotaciones agrarias en Irun ha bajado un 23% entre 2014 y 2017. En Irun es necesario realizar una apuesta decidida por el consumo de nuestros productos de cercanía, y para ello es necesario crear infraestructuras y apoyar experiencias ya existentes y a esos grupos que las dinamizan, y esa es labor del Ayuntamiento de Irun a través de Bidasoa activa. Es una apuesta ganadora al ver la demanda existente de estos productos, demanda de parte de los y las consumidoras en general, tendencia que demuestran los comedores escolares a aprovisionarse de productos locales, y demanda también por parte de empresas de distribución. Solo hay que mirar la publicidad que realizan estas empresas».

«En nuestra sociedad», dicen desde la coalición, «va creciendo la sensibilidad medioambiental, de manera que va demandando cada vez más estas nuevas experiencias: agroaldeas, huertos cooperativos, experiencias de economía circular… que son reflejos de nuevos modelos sociales, ¿y por qué no llevarlos adelante en un paraje como el de Olaberria? Y mencionamos el Ayuntamiento de Irun, porque en un proceso innovador como éste existe un aspecto imprescindible: la formación y el asesoramiento técnico, de cara a que el uso adecuado de las tierras y su rentabilidad sean lo más sostenibles posibles, o también para crear canales de distribución de dichos productos, o en un siguiente paso, para diseñar formas de transformación y manufacturación de los mismos. Y en estas actividades, como hemos comentado antes, es imprescindible la implicación de Bidasoa activa. Y sin olvidar también, que estas nuevas formas de explotación agrarias, sin ningún tipo de duda, van a crear puestos de trabajo tan necesarios en una ciudad con tal alta tasa de paro como tiene Irun”.

El artículo de opinión concluye señalando que “son muchas las propuestas viables que se nos quedan sin mencionar, propuestas que tienen su adecuación perfecta en un proyecto integral e innovador: ganadería, posibilidades de producción de energías renovables, biomasa, turismo sostenible o políticas forestales respetuosas con el medio natural”.