«EKIN.SOCIAL es una red social para la solidaridad, para compartir, para ayudar y ser ayudado»

Adriana Martínez Sans, dirige APTES y forma parte de la red social EKIN.SOCIAL

0
175

Adriana Martínez Sans es Licenciada en Ciencias Empresariales por la Universidad de Deusto. Tiene experiencia profesional en el sector retail. Desde 2010 dirige APTES, asociación para la promoción de la Tecnología Social, tanto en el diseño y despliegue de la actividad de la asociación, como en el diseño, coordinación y ejecución de proyectos. Estos proyectos le ayudan a entender que hay dos tipos de tecnologías: duras y blandas, y que todas, a través del entendimiento mutuo y el trabajo en conexión, deben estar al servicio de las personas.

– ¿Qué es EKIN.SOCIAL?

Es un espacio en internet para facilitar la relación entre personas y entidades que necesitan un acompañamiento o apoyo de cualquier tipo y aquellas que pueden ofrecérsela. Es una red social para la solidaridad, para compartir, para ayudar y ser ayudado.

Está impulsado por la Agencia para la Promoción y Desarrollo de las Tecnologías Digitales en el País Vasco, Antic, con sede en Bidart, junto a otras siete entidades de carácter social de Euskadi y Nueva Aquitania. Es un proyecto transfronterizo que cuenta con el apoyo de la UE a través de los fondos FEDER-POCTEFA.

– ¿Por qué surge la necesidad de un proyecto como EKIN.SOCIAL?

Hoy en día las relaciones entre personas han cambiado radicalmente. Internet y las redes sociales han impuesto otra forma de relacionarnos y no podemos permitir que esas nuevas tecnologías marginen aún más a personas que ya están en riesgo de exclusión social por razón de su dependencia, discapacidad, pertenencia a colectivos desfavorecidos… Al contrario, creemos y queremos que los beneficios que proporcionan lleguen también a lo social, un sector que se puede ver especialmente beneficiado de esa interconexión y que con frecuencia queda al margen de lo positivo de la tecnología.

– ¿Qué tienen que hacer las personas o entidades interesadas para poder sumarse al proyecto?

Simplemente, rellenar un sencillo cuestionario que está disponible en tres idiomas (francés, euskera y español) en la web www.ekin.social y publicar el anuncio que se quiera difundir. Puede ser una entidad que acompaña a personas mayores y que necesita alguien para desarrollar una actividad; un equipo deportivo que quiere ofrecer una experiencia a personas con discapacidad; una persona voluntaria que se ofrece para hacer recados o compañía a quien lo necesite… Todas las posibilidades están abiertas siempre que hablemos de trabajo voluntario y de asociaciones sin ánimo de lucro.

También queremos que sea un espacio en el que las asociaciones e instituciones que trabajan en la intervención social y el ámbito socio-sanitario de Euskadi y Nueva Aquitania puedan conocerse, reflexionar y aprender juntas. Quien entre a los anuncios de la web podrá ver que ya hay convocadas jornadas de reflexión online para profesionales en relación al impacto de la Covid-19 o a la Transformación Digital.

– ¿Cómo funciona EKIN.SOCIAL?

Ponemos el foco en personas vulnerables por razones diversas por lo que, detrás de la web, hay una oficina técnica que examina los anuncios y hace las comprobaciones pertinentes para que sean seguros y de confianza. No se trata de “fiscalizar”, sino de ofrecer seguridad a las personas usuarias. Una vez revisado, el anuncio se publica en la web.

Ya tenemos una decena de experiencias exitosas: antes de la pandemia un grupo de adolescentes de Bizkaia, de la mano de Agintzari, organizó una excursión por Bilbao para jóvenes y adultos de Bidart con discapacidad; un aficionado a las motos se prestó a darles paseos; varios jóvenes pudieron conseguir ordenadores para poder seguir sus clases durante el confinamiento de la pasada primavera.

El hecho de ser un proyecto transfronterizo ofrece un interés añadido para realizar intercambios de experiencias entre personas y colectivos muy distintos.

– Hablemos de Antic. ¿Qué labor desarrolla en el País Vasco francés?

Antic es un organismo volcado en que, en nuestro territorio, nadie se quede atrás en el desarrollo digital. Llevamos más de veinte años tratando de enriquecer experiencias y de impulsar el desarrollo tanto a través de agentes locales de nuestro territorio más inmediato como de socios transfronterizos y europeos.