José Antonio Santano, alcalde de Irun. / Ayuntamiento de Irun

El Ayuntamiento de Irun se ha referido a la situación creada el 30 de junio en la calle Legia en la que varios centenares de jóvenes se concentraron en torno a los tres bares de esta céntrica calle irunesa sin respetar ni las distancias ni las medidas de seguridad.

El alcalde, José Antonio Santano, ha lamentado profundamente las imágenes «que han corrido como la pólvora pero que no reflejan la manera ejemplar en la que las irunesas y los iruneses han vivido estos días de San Pedro y San Marcial tan especiales. Lo ocurrido ayer fue un caso excepcional, que lamentablemente se ha convertido en una imagen mediática y que todos lamentamos y condenamos, pero que no puede echar por tierra la forma ejemplar en la que se han comportado los vecinos de la ciudad y el cómo ha funcionado el dispositivo puesto en marcha por el ayuntamiento en estos días».

Santano ha explicado que 5 áreas municipales han trabajado durante semanas con las asociaciones de vecinos, los hosteleros… para intentar evitar situaciones que lamentablemente se han dado en esta calle. «Decidimos ampliar espacios en varias calles de la ciudad para facilitar el distanciamiento y garantizar que había sitio para no aglomerarse en los bares, porque lo que no podemos impedir, sin estado de alarma y sin confinamiento, es que la gente salga a la calle». El alcalde recordaba que no se permitió la ampliación de horarios de bares en el día 30, pero no se puede restringir los horarios de la hostelería, ni acotar las entradas a una calle pública.

En el 30 de junio, día de San Marcial, a pesar de no celebrarse las fiestas, como a lo largo de toda esta última semana ha existido un dispositivo especial de la Policía Local en coordinación con la Ertzaintza. La Policía Local intervino en puntos en los que se detectaron o denunciaron problemas y vigiló el cumplimiento de las medidas.

El alcalde se ha referido a los mensajes que se hicieron llegar a los hosteleros para colocar en los establecimientos y recordar las medidas de higiene y distanciamiento, también a actuaciones en varios puntos donde se preveían problemas y se actuó, e incluso a la presencia de agentes, de paisano que estuvieron también en la calle Legia. «Pero en aquel momento (explicaba Santano) los mandos policiales decidieron que la intervención, visto el numero de personas concentrado podía tener consecuencias nefastas. Hay que sopesar lo que puede suponer una entrada de la policía en un punto como ese, con tantos jóvenes concentrados, de fiesta, y con alcohol. Pienso que se tomó la decisión adecuada y que hay que medir las consecuencias de lo que hubiera supuesto otra actuación. Hoy una intervención que hubiese podido crear una estampida, un enfrentamiento directo, creo, sinceramente, que hubiera más peligrosa. Las aglomeraciones no deben evitarse por la fuerza por parte de la policía. Sigo sin ser partidario de intervenciones de este tipo y reclamo, otra vez, la responsabilidad individual de cada uno para saber tomar las medidas necesarias».