El Bidasoa rescata un punto que sabe a gloria

Llegó a ir perdiendo de ocho en un encuentro en el que siempre fue por detrás en el marcador. El empate llegó en la última jugada

0
396

CD Bidasoa 28: Dejanovic (8 paradas), Crowley (3), Nonó (1), Odriozola (1), Borragán (11), Popovic, Lancina -siete inicial- Zubiria (4 paradas), Cavero (2), Martínez (1), Aldaba (1), Serrano (2), Muiña (1) y Basaric (5).

Fertiberia Puerto Sagunto 28: Bruixola (14 paradas), Pérez de Hinestrosa (6 goles), García (6), Spiljak (3), Pozzer (5), Fernández (1), Sorrentino (3) -siete inicial- Moral ( 1 parada), Ruiz, Tarraso (3), Alegre, Linares, Pacheco (1) y Sario.

Marcador cada 5 minutos: 1-3, 3-5, 5-7, 7-9, 9-11 y 10-16 (descanso); 10-17, 12-19, 16-22, 21-25, 26-26 y 28-28 (final).

Incidencias: 5ª Jornada Liga Loterías Asobal. Artaleku (Irun). 1.500 espectadores.

Árbitros: Fernández Molina y Murillo Castro. Excluyeron por parte del Bidasoa a Martínez (2), Crowley, Popovic y Muiña (expulsado) . Excluyeron por parte del Puerto Sagunto a Spiljak, Pozzer (2), Linares y Fernández (expulsado).

Desde el pitio inicial todo hacía presagiar que las cosas no iban a ser precisamente fáciles este mediodía en Artaleku. Los de Jacobo Cuétara tenían muchas dificultades en ataque y el Puerto Sagunto marcaba con facilidad, hasta irse al descanso 10-16

Remontada en la segunda parte

Corría el minuto 11 de la segunda mitad. El Bidasoa no estaba jugando un buen partido y el Puerto Sagunto dominaba con claridad en Artaleku 13-21. Parecía que todo estaba sentenciado a favor de los visitantes, pero los irundarras no han bajado los brazos y le han dado la vuelta al choque.

Con 15-22 (minuto 13) en el marcador, un parcial de 4-0 favorable a los de Cuétara ha enganchado a Artaleku y se ha empezado a gestar la remontada. Cavero, a falta de 5 minutos, ponía las tablas en el marcador (26-26) y llenaba de incertidumbre el final del choque.

En la última jugada

Crowley falló un mano a mano con el portero con 27-28, parecía que el encuentro estaba sentenciado, pero una buena defensa permitía recuperar el balón y montar un último ataque, que terminaba con gol de Borragán y delirio en las gradas. El Bidasoa rescata un valioso punto en un partido en el que fue siempre por detrás en el marcador.