Cristina Laborda, delegada de Movilidad, Vía Pública y Obras. / Ayuntamiento de Irun

Tras conocer por los medios de comunicación que la Diputación Foral de Gipuzkoa ha ejecutado una obra de mejora en Ventas para atender un problema de accesibilidad peatonal detectado junto al apeadero de Euskotren, desde el área de Movilidad, Vía Pública y Obras del Ayuntamiento de Irun quieren expresar su satisfacción al ver cumplida así una petición del barrio.

«Tras mantener una reunión con la Asociación de Vecinos de Ventas, recogimos una petición del barrio para solucionar un problema de accesibilidad en los accesos a la parada de Euskotren. Dado que afectaba a una carretera foral, nos pusimos en contacto con el departamento de Infraestructuras Viarias para que pudiera actuar y garantizar una mejor conexión peatonal. También solicitábamos la correspondiente autorización para completar por nuestra parte la actuación con otras medidas que completasen los trabajos», explica Cristina Laborda.

El escrito a la Diputación Foral de Gipuzkoa se envió hace más de un año, concretamente el 14 de febrero de 2017, y lo que se recibió en el área municipal fue un acuse de recibido algunas semanas después. «En nuestra carta proponíamos algunas soluciones como una pequeña modificación de una isleta, reduciendo un poco su anchura y rectificando ligeramente el carril de circulación. Nosotros nos comprometíamos, desde el Ayuntamiento de Irun, a colocar algún hito o separación física que parece es lo que se ha hecho finalmente».

Desde el área de Movilidad y Vía Pública esperan que estas medidas ayuden a garantizar una mejor movilidad peatonal y a dar más seguridad, si bien solicitan a la Diputación Foral de Gipuzkoa que para completar la actuación mejore el firme y refuerce la iluminación.