El portavoz jeltzale, Xabier Iridoy. / PNV de Irun

No han sido tranquilas las últimas horas en el seno del PNV de Irun. A primera hora de la mañana de este jueves comenzaba a circular por SMS y redes sociales un mensaje señalando que el GBB había decidido, en contra de la opinión del partido en Irun, enviar una representación de parlamentarios y junteros para recibir tanto al desfile tradicional como al mixto este próximo sábado desde la balconada del ayuntamiento. El malestar dentro de la formación es evidente, hasta el punto de que a mediodía el propio PNV de Irun, en un comunicado oficial enviado a los medios de comunicación, señalaba, de boca de su portavoz en el consistorio, Xabier Iridoy, que la formación “está con el Alarde del pueblo”, en clara referencia al desfile tradicional.

“El pasado 23 de junio”, comienza esa nota, “se dio comienzo oficialmente a las fiestas con el encendido de la hoguera de San Juan y el pregón desde el balcón del Ayuntamiento de Irun por parte de Asun Casasola, madre de Nagore Laffage, asesinada en Sanfermines de Pamplona hace casi 10 años». Al hilo de ello, Xabier Iridoy, portavoz del PNV, incidía en que «las fiestas deben de ser un espacio para disfrutar, pasarlo bien entre amigos y amigas, entre familiares y entre toda la ciudadanía, tanto hombres como mujeres. Por ello, desde el PNV de Irun esperamos que las calles de nuestra ciudad se llenen de sentimiento, alegría y emoción, desde el respeto y tolerancia hacia todas las personas». Asimismo, Xabier Iridoy solicitaba que “el día San Marcial predomine el respeto y la convivencia entre la ciudadanía irundarra”, recordando que el PNV de Irun “está con el Alarde del pueblo. Únicamente pedimos que se respete la voluntad de la mayoría de la ciudadanía irundarra», agregaba.