Xabier Iridoy, arropado por el resto de concejales del grupo municipal. / PNV de Irun

El portavoz del PNV de Irun, Xabier Iridoy, junto a sus compañeros de grupo municipal, Lourdes Larraza, José Corchón, Josune Gómez y Miren Guezuraga, ha dado a conocer esta mañana su parecer y criterio ante la aprobación de la mayoría del pleno del informe final de conclusiones de la comisión de investigación sobre Korrokoitz.

La comisión de investigación celebró su primera sesión el 17 de mayo de 2018 y finalizó el 18 de septiembre del mismo. Así pues, una vez habiendo finalizado las comparecencias y habiendo elaborado y aprobado en el seno de la comisión el informe definitivo de las conclusiones, el pasado viernes, 28 de septiembre, fue la mayoría del pleno quien dio por bueno dicho informe, aceptando la resolución donde se probaba y afirmaba, que el alcalde, José Antonio Santano, no obró de buena fe en las declaraciones que realizó el pasado mes de enero sobre la actuación de Iridoy como delegado de Urbanismo. “Declaraciones que no se ajustaban a la realidad de los hechos, quedando en evidencia así que lo único que el Sr. Santano buscaba extender un velo de sospecha sobre mi gestión en el ámbito de Korrokoitz. Inaceptable.” ha subrayado Iridoy en la comparecencia ante los medios.

«El Sr. Santano, alcalde de Irun, hizo uso de su posición, dejando de lado sus responsabilidades con la ciudad y su ciudadanía, para difundir insinuaciones de una gran gravedad». Al hilo de esto, Iridoy ha incidido en que “en todo momento, el Sr. Santano actuó de manera irresponsable propagando graves insinuaciones, motivo de reprobación política. Es más, ha quedado en evidencia que el objetivo del Sr. Santano no ha sido otra que la de eludir a toda costa que se visualizara que sin él, no puede haber un Irun mejor, que otros pueden conseguir reactivar proyectos paralizados durante décadas, así como desarrollar otros nuevos, que él no ha sido capaz”.

Así pues, el pasado viernes, después de meses de comisión donde se analizaron exhaustivamente datos, pruebas, declaraciones… se concluyó en que el alcalde «manipuló la verdad y utilizó la mentira», dejando de lado los intereses de Irun con el único fin de mantenerse en el poder. “Un comportamiento del todo reprobable y que ha dañado la buena imagen del Ayuntamiento de Irun, así como de la ciudad. Un alcalde capaz de verter falsedades, por no admitir sus errores, y el buen hacer de otra persona, es inadmisible que sea el mayor representante de un ayuntamiento como el de Irun”, ha puntualizado Iridoy.

«Por todo ello, por responsabilidad política, por responsabilidad hacia la ciudadanía y su bienestar, desde nuestro grupo municipal exigimos la inmediata dimisión de José Antonio Santano como alcalde de Irun», ha finalizado.