Xabier Iridoy y Miren Guezuraga. / PNV de Irun

El PNV de Irun propone mejoras en la movilidad y seguridad en Puiana. «Desde EAJ-PNV de Irun, proponemos al gobierno municipal que considere la opción de replantear el proyecto del nuevo bidegorri, entre la Plaza Embajador Arístegui de Puiana y el Hospital Comarcal, y, asimismo, analice una nueva distribución de las paradas de los autobuses en el barrio. En estos momentos, el gobierno municipal plantea 330 metros de carril-bici, de uso exclusivo para bicicletas. Un proyecto que permitirá conectar el barrio de Puiana con el Hospital Comarcal. Ahora bien, después de estudiarlo en profundidad, y de consultar con el área técnica, nuestro grupo cree que sería necesario incorporar unas pequeñas modificaciones que ayudarían a garantizar de mejor modo la seguridad tanto de los y las ciclistas como de los y las peatones».

«Ante la propuesta de un carril bici dividido a la altura de la antigua frutería de Puiana, sin continuidad, de doble dirección, sobre la acera, y que cuenta con diferentes cruces como son pasos peatonales y una parada de autobús, desde EAJ-PNV vemos imprescindible que el área de obras replantee la propuesta y la mejore, por el bien del barrio y la seguridad de sus vecinos y vecinas. Y como posibilidad de mejora viable, nuestro grupo propone eliminar el apeadero de bus de dicha zona, ampliar así la acera y desplazar la marquesina, al otro lado, junto a La Tahona. Es más, teniendo en cuenta que existen dos carriles de circulación, proponemos mantener la parada únicamente para las bajadas de las dos líneas que circulan por ahí; L1 y E22. Mediante esta propuesta mientras se bajan los usuarios y usuarias, los vehículos podrán seguir circulando, y además el bidegorri mantendría su carril continuo».

«En cuanto a la marquesina que se retiraría, proponemos colocarla en una nueva ubicación; junto a La Tahona. Convirtiendo así ésta, además de parada escolar, en la parada nueva parada de las líneas L1 y E22. De tal forma, desplazaríamos la actual parada que existe frente a la farmacia, que no hace más que obstaculizar, crear retenciones y paralizar la circulación, y daríamos además respuesta a las sucesivas quejas recibidas por parte de los vecinos y vecinas de la zona y de los conductores de autobuses escolares. Reclamaciones que tiene origen en el irresponsable comportamiento de muchos vehículos que estacionan en la parada escolar, y que obstaculiza el embarque y desembarque de los niños y niñas. De esta manera, si la parada además de escolar, también se utiliza como parada de las líneas L1 y E22, creemos que funcionaria como medida disuasoria y no aparcaría ni un solo vehículo en esta parada. Y también garantizaríamos la seguridad de los niños y niños que, muchas veces tienen que circular entre los coches para poder subir al autobús escolar», dicen desde el PNV.

«Cierto es que, mantener la continuidad del nuevo bidegorri, minimizando los cambios bruscos de niveles y mejorando la seguridad de los y las vecinas, y reorganizar las paradas en la plaza, son pequeñas mejoras, pero que traería grandes beneficios al barrio. Desde EAJ-PNV apostamos por impulsar una movilidad más sostenible, segura y efectiva. No nos conformamos con soluciones parciales y con solo cumplir expediente. Irun merece y necesita mucho más que eso».