El portavoz jeltzale, Xabier Iridoy. / PNV de Irun

Esta mañana, Xabier Iridoy, portavoz del PNV de Irun, ha dado a conocer el planteamiento de su grupo sobre el nuevo presupuesto 2020 que, próximamente, se tendrá que acordar y aprobar en el Ayuntamiento de Irun. Una reformulación que se debería elaborar desde la unidad, y que debería dar respuesta a la situación que vivimos.

“Después de realizar un ejercicio de análisis de la situación que viven y prever el que vivirán los irundarras, nuestro grupo ve necesario reformular en su totalidad el Presupuesto aprobado a primeros de este año. Un presupuesto que no responde a las necesidades actuales de Irun, y por ello, planteamos redirigir varias partidas económicas destinadas a proyectos que, antes de la pandemia podían ser importantes, pero que en estos momentos no son urgentes, a ayudas para las personas, comercios, hostelería, autónomos…”

“Así pues, hemos elaborado un conjunto de propuestas que suman cerca de 2.500.000 de euros, que mejoran y completan la respuesta que deberá ofrecer el Ayuntamiento durante los próximos meses. Un conjunto de acciones fundamentales para que Irun salga adelante desde la unidad y pueda ir superando esta situación con eficacia».

Las propuestas

Desde el PNV proponen destinar 1.000.000 de euros más “al impulso de nuestra ciudad; a bonos para impulsar el comercio local, la hostelería y la cultura, así como a ampliar las ayudas directas concedidas ya en el Plan de Choque. Eso sí, nos parece imprescindible, y así lo planteamos, que estas ayudas sean compatibles con las de Lanbide, aspecto que en la actualidad no se contempla. Asimismo, vemos esencial destinar más ayudas a lo social. A nuestros mayores, a las familias que viven una difícil situación, a personas que están pasando por circunstancias delicadas y vulnerables. Tanto es así que, proponemos aumentar en 1.000.000 de euros las bolsas de las ayudas sociales. Planteamos incrementar las partidas para las AES y Ayudas Especiales, para el SAD, Servicio de Atención a Domicilio, para el Banco de Alimentos de Gipuzkoa, para los programas Gazteekin y Gurasoekin, que tienen como finalidad la atención a la familia, ayudar tanto a jóvenes como a los padres y a las madres, a superar y prevenir situaciones conflictivas o conductas de riesgo que puedan existir, y finalmente, nos parece esencial crear un Servicio de Acompañamiento para las personas mayores”.

Por otro lado, “pero no por ello menos importante, vemos necesario crear ayudas dirigidas a las mujeres víctimas de la violencia machista durante el confinamiento y aumentar la partida del programa Erosi eta Ikasi, para mejorar la atención a las familias que más lo necesitan y planteamos, además, ampliar la relación de los materiales que se pueden adquirir mediante esta ayuda. De la misma forma, y para finalizar, nos gustaría destacar la importancia de que esta reformulación del Presupuesto tenga como objetivo, ahora más que nunca, el bienestar de las personas. No nos podemos conformar con decisiones y medidas mínimas, tenemos que ir a máximos, a prever lo que puede venir, y a dar una rápida respuesta. Tenemos que dar la talla. Estamos ante una situación que necesita altura de miras, no es momento de parchear ni improvisar. Entre todos y todas debemos hacer que Irun salga adelante. Podemos conseguirlo, pero para ello es necesario prever y ofrecer respuesta a las necesidades actuales, así como a las que puedan venir en el futuro. No podemos perder el tiempo. Si hay necesidades que no están cubiertas, debemos darles respuesta, ahora”.