El gobierno municipal baraja trasladar las instalaciones deportivas de Plaiaundi a Beko Errota. / Oihana Sánchez

La edil del Partido Popular de Irun, Muriel Larrea, ha explicado la posición de su grupo municipal con respecto al estudio de alternativas sobre las instalaciones deportivas de Plaiaundi y la nueva propuesta del gobierno municipal de llevarlas al valle de Olaberria. «Hay que tomar una decisión ya. La que sea mas idónea, si es Beko Errota, pues Beko Errota, pero de este mandato no puede pasar, no podemos seguir dilatando en el tiempo un asunto que lleva casi 25 años dando vueltas en el ayuntamiento».

«El Partido Popular de Irun en 2014 apoyó la iniciativa de los vecinos de Buenavista, que presentaban un proyecto en el que cedían el suelo gratis a cambio de un modesto aprovechamiento residencial», recuerda Larrea, «una propuesta que tenía solidez técnica y era relativamente barata para el ayuntamiento, pero que ni el gobierno municipal de entonces ni el resto de grupos tomaron en consideración».

«Con el traslado de las pistas estamos en un atasco monumental de casi 25 años sin solución», afirma la edil, «hemos escuchado en estos años hasta nueve alternativas diferentes, el empeño del PSE-EE en Zubieta, que requiere acuerdo con Hondarribia, propuestas como la del PNV de llevarlas a Iparralde-Gal, Beko Errota, descartada en su momento porque supondría entrar en el valle de Olaberria antes de tomar la decisión sobre su futuro; el proyecto de los vecinos de Buenavista, el planteamiento de EH Bildu de llevarlas a San Miguel-Anaka, Puiana, Arbes, Osinbiribil y Meaka».

«Nosotros siempre hemos planteado nuestras dudas con respecto al traslado a Zubieta, porque dependíamos de otras instituciones y siempre que ha habido que posicionarse al respecto así lo hemos manifestado», ha dicho la popular, «siempre hemos sido partidarios de buscar otras ubicaciones».

«No podemos dilatar mas en el tiempo la solución a este problema que está enquistado. Beko Errota se descartó en su momento, pero si el gobierno municipal nos presenta en septiembre un proyecto viable, técnicamente ejecutable y que consideremos da carpetazo a este asunto eterno que a este paso heredarán nuestros nietos, nosotras nos comprometemos a estudiarlo, valorarlo y en su caso a votar a favor del mismo, insisto, si se nos demuestra que es el lugar idóneo para el traslado y que ha superado todos los problemas técnicos y medioambientales por los cuales se descartó en 2007», explicaba Larrea.

«De hecho, a iniciativa del delegado de Urbanismo Borja Sémper en el año 2007, se hizo un estudio de posibles ubicaciones y la que más adecuada parecía ser, era la del entorno de Olaberria, en el ámbito de Beko Errota, porque daba la oportunidad de hacer una ciudad deportiva: no solo permitía trasladar el campo de rugby y las pistas de atletismo, sino que se contaba con espacio suficiente como para construir una piscina al aire libre, un campo de fútbol y una pista de tenis, razón por la cual no estamos en contra de dicha ubicación si, insisto, se han superado los inconvenientes por los que no era factible en aquel momento», matiza la edil.

«La solución ha de tomarse ya, porque entre que se redactan los anteproyectos, proyectos, se licita, se construye… podríamos estar hablando de finales del próximo mandato, mas de treinta años con este problema a cuestas», ha concluido Larrea.