Santano, contestando las preguntas de los medios de comunicación, ante la mirada de Páez y Nuño. / Ayuntamiento de Irun

El alcalde de Irun, José Antonio Santano; el delegado de Hacienda y portavoz de Socialistas de Irun, Miguel Ángel Páez; y el delegado de Bienestar Social y portavoz de Elkarrekin Podemos-Ezker Anitza IU, David Nuño, han dado a conocer el proyecto de Presupuestos Generales para Irun del Gobierno Municipal.

“El año 2020 la Covid-19 ha generado una pandemia mundial que ha cambiado nuestras vidas y también, por supuesto, la situación económica de nuestra ciudad. En ese sentido el papel de los Ayuntamientos como institución más cerca a los ciudadanos/as está siendo fundamental, primero para atender las necesidades más básicas de la población, y en segundo lugar apoyar a las familias, los diferentes sectores económicos, y sobre todo las pequeñas empresas para frontar esta crisis y salir adelante”, ha explicado el primer edil.

El delegado de Hacienda ha detallado las líneas generales de un proyecto de presupuestos que asciende este año a los 76.535.614 euros (82.017.674,99 euros en el caso del presupuesto consolidado que tiene en cuenta también las entidades dependientes); esta cifra supone un descenso del 8,9% con respecto al presupuesto inicial de 2020 (84 millones) si bien hay dos conceptos que el año pasado hubo que incluir y que en esta ocasión ya no están: la Ronda Sur (6 millones) y la residencia Ama Xantalen (en torno a dos millones), transferida a Kabia, dependiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa. Sin estos dos elementos, el presupuesto apenas difiere en cuanto al total general.

Miguel Ángel Páez ha explicado que “el objetivo en la elaboración del Presupuesto de 2021 está siendo el de mantener los servicios y contratos de otros años, adecuándolos a las necesidades que han surgido estos meses con especial atención a las familias y colectivos más vulnerables y al sector económico para hacer que la ciudad no se pare”.

En el capítulo de ingresos, a diferencia de proyectos de presupuestos anteriores, la situación de crisis ha supuesto para este año una merma considerable. Así, para poder mantener en la medida de lo posible el gasto inicial de 2020 y aprovechando la posibilidad que ha abierto la aprobación de nueva normativa financiera extraordinaria para las entidades locales, este borrador contempla la posibilidad de recurrir al endeudamiento hasta los 6 millones. Asimismo la asignación del Fondo Foral de Financiación Municipal (FOFIM) también se reduce. En 2020 la previsión inicial fue de 45 millones y para 2021 se fija en 41,9 millones.

Por su parte, el portavoz de Elkarrekin Podemos-Ezker Anitza IU, David Nuño, destacaba que el presupuesto va en línea con el acuerdo presupuestario en 2020. «De esta manera damos continuidad a partidas aprobadas el pasado año: proyectos tan importante como la Casa de las Mujeres, SAC Verde, pisos de VPO San Miguel Anaka y Alarde aumento de 20.000 euros para el 28 de junio Día del Orgullo LGTBI+, aumento de la ayuda a Cooperación hasta el 0,7%, aumento de plazas de Udalekus, creación de la oficina de Memoria Democrática, refuerzo de la partida de ayuda a asociaciones animalistas en 9000 euros, aumento de la partida de pisos de emergencia social en un 30%».

10% más en gasto social

En ese sentido, la mejora en la prestación de servicios sociales continuará siendo uno de los ejes prioritarios. Con respecto al año pasado, las políticas sociales suben un 10% para hacer posible la ampliación y desarrollo de diversos programas que lleva a cabo el área de Bienestar Social. “Los programas que tienen mayor incremento son en muchos casos fundamentales para cubrir necesidades de personas o colectivos que más están sufriendo esta crisis, por ejemplo el centro Zubia y los centros sociales para personas mayores. También se han introducido nuevos gastos en concepto de pisos de emergencia social, un servicio educativo en las viviendas comunitarias, así como diversos gastos en el área de Igualdad”, señalaba David Nuño.

Irun Aurrera y reactivación económica, cerca de 3 millones

Además de mantener servicios y contratos del Ayuntamiento como un factor fundamental para la reactivación económica y social, el proyecto de presupuestos para 2021 se compromete a seguir impulsando las líneas establecidas en el Plan Irun Aurrera y apoyo a colectivos locales más vulnerables como el pequeño comercio, la hostelería o la cultura. Son varias las áreas que se reparten estas líneas del plan Irun Aurrera con estímulos sociales y económicos por valor de 2,9 millones de euros.

Cabe señalar en este aspecto el refuerzo de aquellos programas que tienen como destinatarios agentes que generan actividad y por tanto empleo en nuestra ciudad. Las ayudas para realizar mejoras en materia de eficiencia energética y accesibilidad en viviendas y comercios, por ejemplo, aumentan en 740.000 euros en la idea de apoyar a las empresas/autónomos que trabajan en este sector; en materia de política fiscal se ha confirmado la intención de bonificar un 95% la tasa de ocupación en vía pública de terrazas en apoyo a la hostelería; y también destacan los 270.000 euros más para el global de Irun Aurrera que pueden ir destinados a acciones de fomento del consumo local y que esto revierta en el pequeño comercio. En el ámbito de la cultura se contempla también reforzar el programa de apoyo al sector local Kultura KM0.

Inversiones

En el capítulo de inversiones destacan los compromisos que confirman las inversiones plurianuales. Entre las de mayor cuantía se encuentran la segunda fase del CBA (100.000 euros de un total de 3,5 millones); la Casa de las Mujeres (170.000 euros de un total de 500.000 euros); el edificio de Emigración (50.000 euros de un total de 1.350.000 euros); actuación en Gazteluzahar y su entorno (200.000 euros para un total de 700.000 euros) y el proyecto Housing First (100.000 euros de un total de 350.000 euros). Para 2021 se prevén también otras inversiones importantes como la reurbanización de la plaza Bertsolari Uztapide (550.000 euros), el anexo del campo de fútbol del Stadium Gal (450.000 euros), la reurbanización de la calle Santa Elena (375.000 euros), obras en centros escolares (320.000 euros), campaña de asfaltado (300.000 euros), y otra campaña de aceras (415.000 euros repartidos en dos años).

El delegado de Hacienda ha confirmado que el presupuesto de 2021 incorpora el grueso de las actuaciones comprometidas en los presupuestos participativos del 2020 que, debido al Estado de Alarma, no pudieron materializarse en su totalidad. Así, unido a otras actuaciones importantes, el capítulo de inversiones se eleva hasta los 4,6 millones de euros.

Vivienda

Los desarrollos urbanísticos de San Miguel Anaka y Alarde son las dos líneas principales en cuanto a la promoción de vivienda, siguiendo con las actuaciones realizadas estos últimos años y que ya tuvieron reflejo en las cuentas del año pasado. Así, para este nuevo ejercicio se destinarían (a través de IRUNVI) 2.620.000 euros a San Miguel-Anaka, donde se prevé una importante oferta pública de vivienda en coordinación con Gobierno Vasco; y 1.360.000 euros para el ámbito de Alarde en tres años (100.000 euros en 2021) para “mantener una fuerte implicación pública con la vivienda social y de alquiler”. En este sentido, cabe recordar que en el edificio de Emigración, cuya renovación se está acometiendo ahora y figura en inversiones para este 2021, se prevén en el futuro alojamientos dotacionales.