Puente Avenida. / Oihana Sánchez

El arreglo del puente Avenida, cuyo pasó cerró el Ayuntamiento de Irun el pasado mes de abril, es una prioridad municipal. Se trata de unas obras complicadas en la gestión por su carácter transfronterizo y de afecciones, y costosas ya que requieren de una importante intervención sobre el entramado de hierro de más de 100 años. Por eso desde el Ayuntamiento de Irun se está trabajando desde diferentes frentes para poder actuar lo antes posible.

De cara a las tramitaciones y permisos, el tema se ha puesto hoy sobre la mesa de la Comisión Técnica Mixta del Bidasoa para buscar agilizar lo máximo posible las tramitaciones interinstitucionales y transfronterizas. El alcalde de Irun, José Antonio Santano, ha participado, junto al primer teniente de alcalde, Miguel Angel Páez, en esta reunión que se ha celebrado en el Ayuntamiento de Hendaia. Allí ha explicado la situación del puente que ha llevado a su cierre superior por parte municipal y a decretar por parte del Ministerio de Fomento la prohibición de tráfico marítimo y actividades náuticas por debajo.

El alcalde ha dado detalles del informe realizado sobre el puente por parte municipal, así como del trabajo ya realizado a nivel de proyecto y de permisos. Ya se han solicitado las correspondientes autorizaciones al Ayuntamiento de Hendaia y a Costas. Las autoridades presentes se han comprometido a agilizar las tramitaciones atendiendo a la urgencia de las obras.

Este órgano reúne alrededor de una mesa a los ayuntamientos de Irun, Hondarribia, Hendaia, Urruña y Biriatu, a varios servicios e instituciones relacionadas con el río y la costa marítima, así como a las autoridades militares de los dos lados del Bidasoa, ocupándose de regular los usos y servicios, así como los problemas que puedan surgir en el cauce del río, sus orillas y la costa.

Habilitación de crédito

Por otro lado, al pleno ordinario de este mes de mayo se llevará la habilitación de un crédito extraordinario de 2 millones de euros para poder poner en marcha la contratación de los trabajos de remodelación del puente que ascienden, según el proyecto redactado, a esta cantidad. Cabe recordar que el puente, aunque parcialmente está en terreno de Hendaia, es 100% de propiedad municipal irunesa, por lo que las obras se acometerán desde el consistorio irunés.

Desde el área de Obras se ha preparado el expediente de contratación de los trabajos de remodelación del puente a la espera de disponer del crédito necesario y de los permisos pertinentes para poder licitar su contratación.

El alcalde ha asegurado que «somos conscientes de la necesidad de actuar de manera urgente sobre el puente. Estamos agilizando los trámites que requieren, por la situación transfronteriza del puente, unas tramitaciones muy complicadas. También hemos trabajado con urgencia desde Hacienda y Obras y confió en que en breve tengamos aprobado el pliego para poder contratar las obras».

Algunas otras obras

En las últimas décadas se han realizado algunos trabajos de mantenimiento importantes. A primeros de los años 60 se cambia el tablero del puente y se repara la estructura metálica que se encontraba muy dañada. También se refuerza el estribo del lado de Irun.

Los últimos trabajos de actuación en el puente datan de primeros de la década de los años 90, en los que se sanea y protege parcialmente la estructura, en la zona más cercana a la orilla irunesa.

El Ayuntamiento de Irun inició en 2015 el procedimiento para encargar un análisis de la situación del puente de cara a su restauración (que necesitó casi 10 meses para obtener las autorizaciones pertinentes para poder contratar los trabajos). En paralelo a algunos trabajos de mejora, durante 2016, con motivo de su centenario, se realizó este diagnóstico que fue entregado en el mes de abril al consistorio. El informe revelaba que la situación del puente, principalmente en su entramando de hierro, es delicada, y que lo más seguro era evitar el paso por el puente hasta que no se acometan las obras de refuerzo necesarias. El estudio dice que «el estado actual del puente está muy deteriorado, exige una intervención urgente dado que en un número importante de elementos de la estructura metálica el grado de corrosión es tal, que en muchos casos, se ve amenazada la integridad de estos elementos, cuando no han desaparecido ya totalmente».

El Ayuntamiento de Irun procedió al cierre del puente el pasado 12 de abril y trasladó el estudio al Ayuntamiento de Hendaia y al servicio de Costas para que tomasen las medidas oportunas. La siguiente decisión fue la adoptada por parte del Ministerio de Fomento la semana pasada prohibiendo el paso por debajo del puente a nivel marítimo, dentro de sus competencias.

El puente Avenida es un puente metálico de 112 metros de longitud, formado por 5 vanos de 22,40 metros de luz cada uno. Los cinco vanos presentan idéntica composición estructural estando formados por dos vigas metálicas con celosía.