David Nuño (i), David Soto, Miren Echeveste y Santi Jiménez. / Elkarrekin Podemos

La coalición Elkarrekin Podemos-Ezker Anitza IU ha dado a conocer una propuesta de declaración institucional, en relación al día 23 de septiembre: Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas, en un contexto de pandemia y máxima vulnerabilidad.

La propuesta de declaración institucional presentada por Elkarrekin Podemos-Ezker Anitza IU, que reproducimos a continuación de manera literal, dice lo siguiente:

«El 23 de septiembre está declarado como Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas. Dada la fecha en la que nos encontramos, para aprobar la declaración para esa fecha, consideramos que debe tratarse por el procedimiento de urgencia».

MOTIVACIÓN y/o ANTECEDENTES

Un 23 de septiembre en 1913 se promulgó en Argentina la Ley N°9.143, la primera norma legal en el mundo destinada a luchar contra la explotación sexual. Conocida también como “La Ley Palacios”, esta reglamentación marcó la culminación de una de las luchas más resonantes de la historia contra la esclavización de mujeres, niños y niñas para el ejercicio forzado de la prostitución. Basándose en esta normativa, la Conferencia Mundial de la Coalición Contra el Tráfico de Personas, instauró el 23 de septiembre como el “Día Internacional contra la explotación sexual y la trata de personas”. Lo hizo en coordinación con la Conferencia de Mujeres que tuvo lugar en Dhaka, Bangladesh, en enero de 1999.

La trata de personas es un gravísimo atentado contra los derechos humanos, es la forma de esclavitud moderna por excelencia que se diversifica en varias modalidades: explotación sexual, explotación laboral, trabajos forzados, tráfico de órganos, etc. De estas variantes, la relacionada con la explotación sexual es la más numerosa, constituyendo y conllevando un fuerte componente de género, pues la inmensa mayoría de sus víctimas son mujeres y niñas. Esta grave violación de los derechos humanos abarca todas las esferas de responsabilidad de nuestras instituciones: desarrollar acciones judiciales contra los explotadores sexuales, impulsar la coordinación entre las instituciones y la judicatura para la erradicación de esta esclavitud, sensibilizar a la sociedad, en especial a los hombres (usuarios mayoritarios de esta esclavitud) e impulsar la protección y apoyo a las víctimas.

Sin embargo, durante una crisis de esta magnitud debida a la Covid19, hay factores que aumentan la vulnerabilidad de algunos grupos de personas frente a la trata y a los posibles tratantes, como el acceso a servicios, pérdidas de trabajo y reducción de jornadas laborales. Estas situaciones pueden poner a personas en escenarios donde las necesidades básicas propias y de sus familias pueden verse afectadas, al igual que se puede agravar la situación de las personas que ya son víctimas de trata.

Como Ayuntamiento no debemos olvidar que la trata con fines de explotación sexual, especialmente de mujeres y niñas está también presente en nuestro territorio y constituye un negocio para organizaciones delictivas que obtienen importantes beneficios y están implantadas en nuestra provincia. Bajo el paraguas de la difusa regulación en este tema, proliferan los “hostales o clubs”, obvios centros de trata de mujeres y menores amparados por una normativa laxa e insuficiente para controlar lo acontecido en los mismos.

Esta COVID-19 está teniendo muchas consecuencias, una de las cuales es la de exacerbar el riesgo de aquellas personas que ya eran vulnerables a este tipo de situaciones. Por ello, desde el Ayuntamiento de Irun no debemos de dejar de recordar nuestra responsabilidad e impulso en su su erradicación.

DECLARACION INSTITUCIONAL

– El Ayuntamiento de Irun constata la necesidad de visibilizar, sobre todo en este momento de crisis mundial por la Covid-19, el problema de la trata con fines de explotación sexual de personas, especialmente, de niñas y mujeres, enraizado en nuestra sociedad, y presente también en nuestro municipio.
– El Ayuntamiento de Irun insta a todas las instituciones a que se refuerce, por todos los medios posibles, la capacidad de detección y control de este tipo de delitos, dado que todos los indicadores y estudios muestran que la pandemia del coronavirus ha aumentado la trata de seres humanos, especialmente de mujeres y niñas, y que dichas víctimas se exponen a una mayor violencia de sus captores al estar confinadas.
– El Ayuntamiento de Irun insta al gobierno a la aprobación urgente de una Ley Integral contra la explotación sexual y la trata de personas, que vaya enfocada especialmente a la infancia.
– El Ayuntamiento de Irun muestra su condena más enérgica ante la pasividad y tolerancia social frente a la trata y explotación sexual de personas, especialmente de mujeres y niñas, donde la deshumanización y el ansia de lucro para la satisfacción inmediata de deseos individuales deja el camino libre a los tratantes de personas que, aprovechándose de situaciones de vulnerabilidad agravadas por la pandemia, captan a personas para sus fines.
– El Ayuntamiento de Irun insta a todos los medios de comunicación, así como a los operadores turísticos y de ocio, a eliminar la publicidad y la oferta de la prostitución, con objeto de evitar la banalización de la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual.
– El Ayuntamiento de Irun insta a las fuerzas de seguridad del estado, a la Ertzaintza y a todas las instituciones competentes a incrementar los recursos destinados al desmantelamiento de las redes y de la “industria” de la trata personas, con especial foco en la trata de mujeres y niñas, así como a establecer medidas específicas de integración e inserción laboral para las víctimas de trata, tráfico y prostitución.

El Ayuntamiento de Irun solicita el envío de esta Declaración institucional a:

– La comisión de Derechos Humanos e Igualdad del Parlamento Vasco
– Todos los ayuntamientos guipuzcoanos
– Al Gobierno del Estado»