Los asistentes a la reunión visitaron el Centro de Interpretación del Bidasoa. / Ayuntamiento de Irun

En materia de movilidad sostenible transfronteriza, 2016 fue un año importante con el nacimiento del proyecto Ederbidea bajo el objetivo de promover una ruta en bicicleta Baiona-Pamplona pasando por nuestra ciudad. La iniciativa suma la participación de más de una docena de administraciones y entidades navarras, gipuzkoanas y galas, entre las que se encuentra el Ayuntamiento de Irun.

Entre las acciones desarrolladas por Ederbidea se encuentra la toma de contacto con otras iniciativas similares. Es el caso de Bicitranscat, un proyecto al otro lado de los Pirineos que persigue también el impulso de la movilidad ciclista a través de itinerarios por vías verdes. En su caso, se ubica geográficamente en la frontera que comparten los entornos fronterizos de Perpignan y Figueres.

Ambas iniciativas, Ederbidea y Bicitranscat, mantuvieron el pasado jueves, 31 de enero, un encuentro técnico en Irun, que incluyó una reunión de trabajo y una visita al Centro de Interpretación del Bidasoa, que es un punto emblemático de la ruta a su paso por Irun. Por parte de Ederbidea participaron responsables técnicos del Ayuntamiento de Irun, Bidasoa activa y el Consejo Departamental de Pirineos Atlánticos. Responsables de administraciones tanto catalanas como de la región francesa de Pirineos Orientales fueron los representantes de Bicitranscat.

Miguel Ángel Páez, delegado de Impulso de Ciudad y presidente de Bidasoa activa, señalaba que «estamos orgullosos del avance que en lo que a la ciudad se refiere está suponiendo Ederbidea y que, gracias a la cooperación transfronteriza y este encuentro, se conozca la experiencia en otros lugares».

Durante el encuentro, Ederbidea expuso las acciones implementadas desde 2016 entre las que destacan la cofinanciación de parte de la inversión que supuso la construcción del paseo peatonal y carril bici entre Azken Portu y Behobia, así como otras medidas de sensibilización en torno al uso de la bicicleta. Cabe señalar que las acciones previstas en el proyecto Ederbidea están vinculadas a un diagnóstico sobre las vías ciclistas existentes y la habilitación de nuevas rutas con sus correspondientes obras, señalizaciones, etc. El objetivo es el de conseguir un paso en bicicleta que una Baiona y Pamplona, de más de 240 kilómetros, con un importante paso por el Bidasoa.

La visita de la delegación de Bicitrancat finalizó con visitas en coche y a pie a los tramos de Ederbidea por Irun, incluyendo por ejemplo la citada actuación al borde del Bidasoa.