Los hacheros subiendo la calle Mayor. / Alarde Fundazioa

Hondarribiko Emakumeak ha hecho público un comunicado en las últimas horas en el que incide en lo que consideran una irresponsabilidad del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco al fijar para el domingo los mismos horarios que en los últimos años para el Alarde de Hondarribia y la Compañía Jaizkibel, más si cabe tras los altercados ocurridos el año pasado y teniendo en cuenta la propuesta que el alcalde de Hondarribia había hecho pública de modificar los horarios de ambos desfiles.

El comunicado del colectivo Hondarribiko Emakumeak comienza señalando que «el pasado año fue uno de los más dolorosos y duros que recordamos. Muchos lo han ignorado y otros lo han escondido pero fuimos víctimas de agresiones tanto físicas como verbales por parte de los integrantes, tanto uniformados como apoyos, de la manifestación de Jaizkibel. Nos han acusado de mentir sobre ello pero las lágrimas de nuestras hijas y de las mujeres, que aún caen al recordar, demuestran el dolor sufrido. Ni siquiera las imágenes han servido para que ciertos políticos admitan su error y reflexionen, otros sí lo han hecho».

Desde Hondarribiko Emakumeak inciden en el trabajo desarrollado en estos meses, aludiendo a que «hemos trabajado muy duro durante muchos años y durante este último de manera incansable, para evitar que esos lamentables sucesos se vuelvan a repetir. Hemos abogado por el diálogo como herramienta imprescindible para llegar a un punto de encuentro que reconozca todas las sensibilidades en torno a la celebración del Alarde. Nos hemos sumado a todas las iniciativas, a las que hemos sido invitadas, con la ilusión de poder disfrutar sin preocupaciones de un día de Alarde en paz, concediendo espacios de encuentro y también de necesaria separación que garanticen los derechos de todas y todos». El colectivo asegura haber «ofrecido los plásticos negros, nuestra defensa y protección, para avanzar y conseguir algo tan elemental como una decisión responsable del Departamento de Seguridad que suponga la protección imprescindible de las mujeres y niñas que conforman el público del Alarde, a través de un horario que otorgue el derecho a elegir».

«El alcalde de nuestra ciudad también ha hecho una propuesta en la que no existen ni vencedores ni vencidos, siendo la convivencia la única que sale ganando. El propio Lehendakari y la Dta. de Emakunde y la Diputación Foral de Gipuzkoa han declarado en más de una ocasión que la solución vendrá de la propia Ciudad de Hondarribia y ahora que desde aquí, desde la alcaldía se realiza una propuesta, se menosprecia y anula. Por desgracia, todos estos ofrecimientos e iniciativas no han servido y una vez más han prevalecido los intereses de una de las partes en contra de la seguridad y el sentido común pero desde el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco se ha emitido una resolución insólita que se posiciona activamente en la defensa de una de las partes y que insiste en favorecer el enfrentamiento imponiendo unos horarios que lo único que consiguen es aumentar el clima de crispación y generar violencia sobre la ciudadanía».

«Una resolución», continía el comunicado, «que no tiene en cuenta las denuncias interpuestas por agresiones a mujeres y niñas, ni las multas que se impusieron a la manifestación por incumplimiento del mandato del Director de la Ertzaintza. Esto supone otorgar mayor impunidad a los manifestantes. Impotencia es lo que sentimos, maltratadas y discriminadas por una violencia institucional que omite proteger y garantizar a todos los ciudadanos, el pleno ejercicio de sus derechos fundamentales y que prioriza el derecho de manifestación sobre el de la integridad física, en concreto de mujeres y niñas. Hondarribiko Emakumeak quiere agradecer a todos aquellos que han contribuido con su trabajo a intentar asentar un clima de tranquilidad y paz que favorezca la libre expresión de las actuales maneras de celebrar el Alarde el día 8 de septiembre, aunque su trabajo haya sido en vano».

Por último, desde Hondarribiko Emakumeak se hace «un llamamiento a la calma y a evitar caer en provocaciones. Hondarribia es un pueblo amable, responsable y comprometido con sus gentes, así lo demostramos cada día y eso es lo que haremos, pero no vamos a renunciar a nuestros derechos por el mero hecho de que unos pocos deseen imponer su pensamiento totalitario. Sin apoyo institucional no consiguen invisibilizar la opinión y decisión de aquellas que opinamos de manera distinta. Animamos a todos aquellos que quieran acercarse a nuestra ciudad a conocer lo que significa y supone para los hondarribitarras las celebraciones en torno al Alarde, a que lo hagan con respeto y empatía, a que conozcan nuestra realidad, no solo el 8 de septiembre sino los 365 días del año, y después con conocimiento de causa, conformen una opinión fundamentada».