El circo romano llegó este verano a la plaza de San Juan. / Ayuntamiento de Irun

El delegado de Impulso de Ciudad, Miguel Ángel Páez, ha hecho un primer balance del verano en la ciudad. «Hemos empezado a recoger los datos de actividad que estas últimas semanas nos ha dejado la oferta turística y las cifras que nos van llegando son positivas. Demuestran que la ciudad en verano no se para y que, a través de distintos programas puestos en marcha por el ayuntamiento y otras iniciativas en las que colaboramos como las fiestas de los barrios, u otras muchas dinamizadas por entidades y asociaciones locales como la Euskal Jira, permiten convertir Irun en un destino atractivo para estas fechas con una agenda de ocio que reúne cultura, naturaleza, gastronomía, y oferta comercial».

Para este verano, el programa incluía como novedad un paquete de visitas guiadas a los puntos más importantes del patrimonio histórico-cultural irunés. Desde el pasado 8 de julio y hasta al 30 de agosto cada miércoles y cada sábado han salido visitas desde la iglesia del Juncal recorriendo la parroquia, el entorno romano de Oiasso, la plaza de Urdanibia, Santa Elena y la casa consistorial. La visita guiada tenía una duración de una hora y un precio por persona de 2 euros.

El total de personas que ha realizado las visitas guiadas han sido 135 entre adultos y niños. Estas visitas han estado orientadas tanto a visitantes como ciudadanos de la comarca para que pudieran conocer el pasado histórico de Irun y sus atractivos turísticos. En su mayoría han sido iruneses, gente nacida o que ha vivido durante una temporada de su vida en Irun y ha vuelto de vacaciones. Por ejemplo, destaca el caso de una pareja de personas mayores que, si bien actualmente residen en Madrid, trabajaron en Irun tiempo atrás. Este verano han vuelto a pasar unos días por Irun y participando en estas visitas han podido rememorar por el camino pasajes de su historia al pasar por cada punto de la visita.

Las visitas también las han realizado visitantes que han estado en la oficina de turismo buscando información porque no conocían la ciudad; navarros, catalanes, madrileños… y han aprovechado la oportunidad de las visitas guiadas para conocer la historia y lugares de interés de Irun. Los asistentes han sido muy participativos, con ganas de aprender y a través de esta iniciativa han descubierto además los numerosos eventos culturales que se organizan tanto por el museo Oiasso, como por el Ayuntamiento de Irun. Esta participación ha resultado muy enriquecedora para el grupo, muy motivado en general por descubrir más sobre la ciudad. «Experiencia por tanto muy satisfactoria que estudiaremos más detenidamente con el objetivo de poder mantener y reforzar para futuras ofertas turísticas», explica Miguel Ángel Páez.

Otro punto de interés este verano en Irun es todo aquello relacionado con el pasado romano de la ciudad. El museo Oiasso en ese sentido ha sellado su mejor verano. Del 1 de junio al 31 de agosto 10.003 personas visitaron el museo, frente a las 9.782 del verano pasado, que ya marcó un récord en la historia de esta instalación. El éxito de público en el festival romano Dies Oiassonis y una mayor afluencia a las diferentes actividades que ha ofrecido el museo son las que han motivado este incremento de visitantes, según indican desde el museo. «La apuesta este año por el festival fue muy importante y se consolidó como la cita más importante del verano en la ciudad», apunta el delegado. Cabe recordar que la octava edición del festival romano incorporó nuevas caras al festival e importantes novedades en su programación, destacando el campamento militar, el teatro clásico greco-latino y el circo romano.

Irugurutzeta y Santa Elena

Otra de las actividades que ha concentrado la programación del museo Oiasso en verano ha vuelto a ser el tren minero para conocer el yacimiento de Irugurutzeta y la necrópolis de Santa Elena. Durante estos meses han vuelto a ser muchas las personas interesadas en esta propuesta para conocer detalles importantes de la historia de la ciudad. En ese sentido, de la cifra total de visitantes al museo, casi 1.000 personas completaron su visita a Oiasso con un trayecto en el tren verde a Irugurutzeta y 885 visitaron la necrópolis de Santa Elena. Además de medir el éxito del museo por el número de visitantes, «en Oiasso nos interesa medir la satisfacción de los visitantes y, como consecuencia, el impacto social del museo», añaden desde esta instalación. Por ello, durante el mes de agosto, el museo ha participado en una encuesta para conocer el grado de satisfacción de los visitantes y la calidad museográfica de los yacimientos y museos arqueológicos de Euskadi. La motivación principal para acudir al museo de los encuestados ha sido la de visita de ocio y respecto al grado de satisfacción, el 90% de los participantes manifiestan estar satisfechos o muy satisfechos.

Punto de información de Lapurriturri

El punto de información de Lapurriturri lleva más de 10 años dando a conocer a todos sus visitantes el Parque Natural de Aiako Harria y para ello se realizan durante toda la temporada diversas actuaciones, con especial incidencia en el verano. Cerca de un millar de personas, destacando las familias y público de Iparralde, han pasado por este punto recogiendo información y explicaciones de la guía acerca del parque natural y de la oferta turística del entorno. Además de suministrar esta información, Lapurriturri organiza regularmente diversas actividades para dar a conocer la flora y fauna del lugar. Estas últimas semanas se celebraron tres actividades (visita a los fuertes del lugar, observación de estrellas y una sesión de orientación) con más de medio centenar de asistentes.

Sectores comercial y hostelero, clave

Miguel Ángel Páez también se ha referido «al importante papel que juega el sector comercial y hostelero de la ciudad a la hora de ofrecer un plan de ocio y entretenimiento de interés tanto al visitante como a los iruneses que pasan el verano en su ciudad. Que elijan Irun como destino para hacer sus compras en comercios locales y se beneficien de la oferta gastronómica, también un elemento muy a tener en cuenta en nuestra ciudad». En cuanto al sector hotelero, y según datos facilitados por Bidasoa Activa, la ocupación hotelera en Irun superó en verano el dato del año pasado con un 90% en julio y un 95% en agosto.