Por parte de Irun ha sido el alcalde, José Antonio Santano, quien ha acudido a recoger el premio. / EUDEL

Irun, Urnieta, Basauri, Ermua y Leioa han sido reconocidos con el Sello Europeo de Excelencia en materia de Gobernanza (EloGE) que concede el Consejo de Europa en base a sus 12 principios de Buena Gobernanza, entre los que se encuentran la transparencia, la participación, un comportamiento ético, la eficacia y eficiencia, la gestión financiera sana, la innovación, la igualdad, los derechos humanos y la diversidad, entre otros. Los ayuntamientos vascos se suman así a un reducido grupo de apenas 200 municipios en toda Europa que ostentan esta distinción y que acredita su posición en la vanguardia del buen gobierno y la calidad democrática.

El sello es el reconocimiento final a un proyecto piloto impulsado desde EUDEL entre 2017 y 2018 en 9 municipios de Gipuzkoa y Bizkaia; además de los cinco citados, en Beasain, Elgoibar, Galdakao y Mungia. Todos ellos, de manera voluntaria, han asumido el compromiso político de someterse a un riguroso proceso de autoevaluación en base a 97 indicadores y dos cuestionarios: uno para concejales de gobierno y oposición y otro para la ciudadanía.

La sala Koldo Mitxelena de Donostia ha sido el escenario de la ceremonia de entrega del Sello ELoGE 2017, un dodecaedro de cristal, a José Antonio Santano (Irun), Mikel Pagola (Urnieta), Andoni Busquet (Basauri), María del Carmen Urbieta (Leioa) y Carlos Totorika (Ermua), representantes de los cinco ayuntamientos que han alcanzado el nivel más alto de calificación en el cumplimiento global de los 12 principios, completando la puntuación requerida para cada indicador.

El acto ha estado conducido por el presidente de EUDEL, Imanol Landa, y la representante del Consejo de Europa, Alina Tatarenko, y ha contado con la asistencia de medio centenar de representantes políticos y técnicos, de los nueve municipios del piloto y de otros muchos ayuntamientos interesados en el proyecto. Al acto también han asistido el viceconsejero de Relaciones Institucionales, Peru Bazako, y representantes de las diputaciones forales de cada territorio.

El objetivo del sello es el de «movilizar y estimular la acción de los actores locales, para que los ciudadanos puedan beneficiarse de una buena gobernanza democrática a nivel local, mediante la mejora continua de los servicios públicos locales, la implicación de la población y de unos responsables políticos a la altura de sus expectativas». Se trata del objetivo expresado en la Declaración de Valencia del Consejo de Europa de 2007 y que dio origen al sello en el año 2010.