Juanjo Aldako (i), José Antonio Santano, Denis Itxaso y José Ángel Sodupe, en el frontón Uranzu. / Ayuntamiento de Irun

El alcalde de Irun, José Antonio Santano, y el diputado foral de Cultura y Deportes, Denis Itxaso, han visitado el frontón Uranzu para conocer su estado actual y poder ver sobre el terreno el proyecto de reforma de una de las instalaciones deportivas con más solera de Irun, utilizada ahora principalmente por el club Kurpil Kirolak y por el Bidasoa de balonmano, que también han participado en la visita. Esta ayuda se enmarca en el Plan de Equipamientos Deportivos 2017-2020 para la remodelación, reforma y traslado y sustitución de infraestructuras deportivas, que contempla la financiación por parte de la Diputación Foral de Gipuzkoa de una serie de inversiones para mejorar y consolidar en el territorio las infraestructuras deportivas que posibilite el acceso al deporte de todas las personas y fomentar la práctica de actividad físico-deportiva de toda la población en igualdad de condiciones y oportunidades. La Diputación Foral de Gipuzkoa ha primado la renovación y la remodelación de equipamientos existentes sobre la construcción de nuevas instalaciones.

Las instalaciones del edificio actual han quedado obsoletas y no son suficientes para atender la demanda de todos los colectivos que hacen uso de las mismas, como son actividades de deporte escolar comarcal, entrenamientos de los diferentes clubes de la comarca, además de otras disciplinas habituales en este tipo de instalaciones. Mediante esta intervención, se pretende, por tanto, favorecer las condiciones de uso de estas áreas por toda la población. En línea con las políticas que está desarrollando la Diputación Foral de Gipuzkoa para optimizar los recursos energéticos en el territorio, todas las actuaciones en edificios que se desarrollen en proyectos incluidos en este plan deberán presentar el Certificado de Eficiencia Energética del proyecto y del edificio terminado.

“Desde la Diputación Foral de Gipuzkoa pretendemos que todas las personas, independientemente de la edad, del sexo y de su procedencia, dispongan y tengan acceso a unas buenas instalaciones donde puedan hacer deporte o llevar a cabo actividades de ocio para, en definitiva, mejorar su calidad de vida. Esta reforma del Uranzu es el ejemplo perfecto, una instalación emblemática para la localidad irundarra, que en su día incluso acogía los partidos del Bidasoa pero que ha quedado obsoleta y necesita una reforma para que la ciudadanía de Irun pueda seguir aprovechándola y disfrutándola”, ha dicho Itxaso.

Algo más que una instalación deportiva

El proyecto plantea la reforma del frontón Uranzu en un edificio de equipamiento deportivo que permita la celebración de partidos de pelota de nivel profesional televisado y la práctica de otras disciplinas como el balonmano. Para ello se prevé la construcción de unas gradas retráctiles que, recogidas, dejan una cancha de 19,85 x 43 metros apta para de la práctica de deportes de pista. Se establece una capacidad máxima de 727 espectadores. La superficie total construida llegará hasta los 4.163,23 metros cuadrados a lo largo de tres plantas y que acogerán, además de la cancha, las gradas, vestuarios, aseos, almacenes y otra serie de dotaciones que completan toda esta instalación deportiva.

Pero, tal y como explicaba José Antonio Santano, «el proyecto de renovación del frontón Uranzu rematará la reurbanización de todo el entorno tras las obras de la plaza de Urdanibia y de la calle San Marcial y su conexión con el parque de la Sargía. Una de las acciones más llamativas será el cambio en la entrada a la instalación, que se hará a partir de ahora desde el parque de la Sargía mejorando notablemente la accesibilidad».

La propuesta incluye la perspectiva de género entre los criterios principales. Se elimina la percepción de trasera y fondo de saco que tiene en la actualidad el parque de la Sargía al invertir el funcionamiento y la actividad del edificio y ganando en iluminación.

Esta semana han comenzado los primeros trabajos de las obras con la instalación la protección en la calle Junkal. El presupuesto destinado para esta actuación es de 4,5 millones de euros.

Tanto el Ayuntamiento de Irun como la Diputación Foral de Gipuzkoa han valorado positivamente esta colaboración y han destacado que en los nuevos tiempos en que vivimos, es más necesario que nunca utilizar los recursos públicos de manera eficiente y sostenible desde la colaboración interinstitucional.