Playa de vías desde Belaskoenea. / Oihana Sánchez

La Diputación Foral de Gipuzkoa ha aprobado en Consejo de Gobierno el convenio para el proyecto Vía Irun, un acuerdo que firmarán el propio ente foral, el Ayuntamiento de Irun, Adif y ETS. Esta firma dará luz verde a un proyecto estratégico de regeneración urbana que transformará un espacio degradado de 58.000 metros cuadrados, ocupado hasta ahora por playas de vías e infraestructuras ferroviarias en desuso, ubicado en pleno corazón de la ciudad de Irun.

El departamento foral de Movilidad y Ordenación del Territorio jugará un papel destacado en este proyecto interinstitucional que trata de crear en el centro de la ciudad una nueva idea de regeneración urbana, como es el parque empresarial urbano, combinando diferentes usos económicos, residenciales, sociales y culturales, en la línea de las intervenciones urbanísticos de vanguardia de diferentes ciudades europeas.

La antigua zona de vías viejas se transformaría en un nuevo motor económico y social para la ciudad de Irun, por lo que, según la diputada de Movilidad y Ordenación del Territorio, la socialista Marisol Garmendia, “este convenio es una oportunidad para impulsar una zona que estaba en estado de ruina, un proyecto que, junto a la de Pasaialdea, supone una regeneración urbana estratégica para Gipuzkoa por su dimensión y por estar ubicada en plena ciudad, donde un espacio degradado se transformará en una ampliación del propio centro de Irun, una oportunidad para la creación de empleo, un impulso económico y social fundamental tanto para la ciudad, que es la segunda más grande de nuestro territorio, como para toda la comarca del Bidasoa y el conjunto de Gipuzkoa”.

La nueva ordenación de este espacio ferroviario en desuso y que ahora recuperan para disfrute público los vecinos de Irun permitirá, asimismo, una nueva unión y articulación con la trama urbana y la ampliación del espacio central de la ciudad, así como la mejora en la movilidad y la conectividad de Irun.

Tal y como señala Marisol Garmendia, “este proyecto de regeneración es una oportunidad histórica para abordar, asimismo, la modernización de las infraestructuras ferroviarias y de intermodalidad para Irun en su apuesta por el transporte público sostenible, con la llegada del TAV, la construcción de la nueva estación ferroviaria internacional del TAV, la de cercanías y la estación intermodal de autobuses”.

Con este acuerdo interinstitucional se pone fin a más de seis años de larga espera para la recuperación de un espacio ciudadano que ofrecerá un impulso importante a la modernización y el desarrollo económico y social de Irun y la comarca del Bidasoa.