Denis Itxaso y Josin galzacorta, junto a representantes forales, municipales y del albergue. / Diputación Foral de Gipuzkoa

El diputado de Cultura y Turismo, Denis Itxaso, ha visitado el albergue de peregrinos del Camino de Santiago de Irun. En su visita, Itxaso ha anunciado que en el último Consejo de Diputados la Diputación Foral de Gipuzkoa acordó conceder una subvención de 30.000 euros a la Asociación Jacobea de Irun-Bidasoa «Jacobi» para financiar los costes de adecuación del albergue de peregrinos del Camino de Santiago de Irun.

En 2004 la asociación “Jacobi” puso en marcha un albergue de peregrinos en Irun y en ese primer año las pernoctaciones fueron de 501, frente a las 7.305 del año 2017. En la actualidad la presencia de los peregrinos por Irun es grande y diaria. Esto supone que Irun goza de un mayor prestigio y que además le reporta un beneficio económico, ya que se estima en unos 275.000 euros el flujo económico.

Según los datos de “Jacobi” el número de credenciales expedidas en el año 2017 ha sido de 4.682, lo que representa un incremento del 28,17% sobre las del año anterior. Los turistas que pasan por Gipuzkoa son de procedencias diversas, pero cabe destacar por su mayor incidencia los siguientes países: España, Francia, Alemania, Andorra, Austria, Bélgica, Holanda, Irlanda, Italia, Polonia, Reino Unido, Suiza, Japón, Estados Unidos y Canadá. En el caso de Irun este año los peregrinos han procedido en su mayor parte de España con el 36%, Francia con el 14,42% y Alemania con el 12,50%.

Vista la evolución que ha tenido el Camino de Santiago por nuestro territorio, Irun requería un albergue público más funcional, con más espacio y que se adecuara a las nuevas exigencias que se recogen en el borrador del Decreto de Albergues del Camino de Santiago en la Comunidad Autónoma Vasca. Por ello, en el año 2018 la Asociación Jacobea de Irun-Bidasoa “Jacobi” ha puesto en marcha un nuevo albergue de peregrinos.

Este albergue, situado en un edificio propiedad del Ayuntamiento de Irun, sigue las directrices del borrador de decreto de albergues del Camino de Santiago y contempla en la planta baja, una habitación adaptada para personas con discapacidad, un cuarto de baño adaptado, aseos generales, cocina adaptada, sala de estar, patio interior, recepción, sala de reuniones, oficina y biblioteca, lavadero y secador de ropa, almacén general y cuarto para bicicletas. En la planta primera hay 60 plazas con 30 literas dobles en tres habitaciones de 56,40 metros cuadrados cada una y dos habitaciones para hospitaleros; aseos y duchas. También hay zonas verdes y jardines, patio exterior cubierto y una rampa de acceso para minusválidos.

Estas mejoras permiten ofrecer una mejor atención a los caminantes y ofrecer una mejor imagen del territorio, de ahí y dado el indudable interés turístico del proyecto la Diputación Foral de Gipuzkoa ha decidido apoyarlo.

El presidente de la asociación, Josin Galzacorta, atiende a los medios de comunicación. / Diputación Foral de Gipuzkoa

Según ha recordado Itxaso el Camino de Santiago es uno de los recursos turísticos de Gipuzkoa que atrae a más de 200.000 peregrinos a Euskadi. Según el último informe de IBILTUR, que analiza, entre otras variables, las motivaciones de los turistas para visitarnos, las rutas e itinerarios han pasado de tener un peso del 12% al 20% en apenas dos años.

“Este es precisamente el tipo de turista que Gipuzkoa precisa y quiere atraer. Un visitante respetuoso con el medio ambiente y que aprecia y valora la cultura y que permite al territorio mantener los estándares de calidad y de sostenibilidad que siempre ha tenido”, ha afirmado Itxaso.

Por Gipuzkoa transcurren dos caminos: el Camino de la Costa o Norte y el Camino de Santiago Vasco del Interior, ambas tienen su inicio en Irun. El albergue de Irun, por su situación geográfica e importantes infraestructuras de transporte, tanto ferroviario como de carretera, además de la cercanía del aeropuerto, es un lugar de descanso para peregrinos que desde esta ciudad comienzan cualquiera de los dos caminos.