Iosu Álvarez, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Hondarribia. / Martín Tellechea

Los Socialistas de Hondarribia han hecho balance del año 2018 que se acaba de cerrar. Mediante una nota de prensa enviada a los medios de comunicación, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Hondarribia ha señalado que «en nuestra opinión, hay diversas cuestiones o proyectos a los que el equipo de gobierno no ha dado respuesta. La gestión municipal es francamente mejorable. Una vez más, insistimos en que no se responde a las cuestiones con la celeridad suficiente. No se toman las medidas necesarias en relación con la movilidad, la vivienda o los temas sociales y las decisiones que se toman, no están siendo los suficientemente eficaces y solidarias para luchar contra las desigualdades».

«Sí destacaremos», prosigue Álvarez, «un cambio importante de filosofía a la hora de establecer las bonificaciones o ayudas económicas aplicadas. Ese cambio es la introducción del criterio de Renta Familiar Estandarizada, un sistema que va a permitir dar un trato más equitativo a los diferentes tipos y situaciones familiares, empezando por las familias numerosas. El grado de ejecución de lo concretado en los presupuestos nos dan una idea de algunos de los puntos flacos de este Ayuntamiento que adolece de falta de personal y de una incapacidad para abordar con cierta celeridad muchas de las cuestiones que surgen. Nos referimos al informe que nos presenta el administrador. A día 3 de octubre, referido al tercer trimestre de un presupuesto definitivo para el año 2018 de 33.102.072,81 euros, del que solamente está comprometido el 41,51% del total».

Iosu Álvarez asegura que «en el pleno del 30 de octubre, el informe de control anual interno presentado por el interventor municipal, recoge una serie de irregularidades a la hora de efectuar diferentes actuaciones por parte del Ayuntamiento de Hondarribia. En total, 58 irregularidades. Aunque Muchas de ellas son subsanables, no deja de ser preocupante que se cometan infracciones a la hora de aprobar partidas, u otra serie de actuaciones. Desde nuestro punto de vista, la gestión de Arma Plaza no está siendo eficaz. Esta fundación supone un desembolso anual de 300.000 euros, y aún así se dejan flecos colgando. No podemos dejar pasar que, durante el verano, las visitas guiadas al fuerte de Guadalupe no hayan contado con un plan de prevención de riesgos».

«Sin decirlo, el equipo de gobierno está renunciando al desarrollo de la actividad industrial. ¿Vamos a habilitar terreno industrial? El gobierno municipal se remite al socorrido slogan de Zubieta. Olvidan, tal vez, que el uso de estos terrenos está sujeto a decisiones de terceros y que la adecuación de los mismos viene de la mano de otras instituciones. Instituciones que, en estos momentos, no tienen demasiado interés en Zubieta. Pero en Hondarribia contamos con otro suelo de uso industrial, que no requiere del concurso de otras instituciones, como es el área de Zaldunborda-Ibiztieta. En esta materia, y teniendo presente el PGOU, nos encontramos con que la mayoría del terreno industrial aprobado por el plan se adjudica para servicios. En concreto, para un outlet en Zaldunborda, en detrimento de la zona de Ibiztieta que estaba proyectado como suelo industrial e incluso aprobado como tal en el plan provisional. En relación con la fiscalidad y las ayudas, el equipo de gobierno no ha sido nada innovador. A excepción de la introducción del criterio de Renta Familiar Estandarizada y de la elaboración de un reglamento propio para la concesión de las ayudas para gastos de energía. Aún quedan bastante áreas donde las ayudas a las familias no están teniendo una respuesta universal y solidaria con aquellos que atraviesan dificultades económicas. (situaciones sobrevenidas, empleo precario o mal pagado, dificultades de los más jóvenes)».

«Aunque se viene trabajando en una serie de proyectos sobre vivienda, seguridad ciudadana, Musika Eskola, movilidad, el proyecto de un minibús urbano, el plan estratégico del deporte, la agenda 21, políticas de empleo en la parte vieja… algunos de los proyectos son iniciativa del equipo de gobierno, pero otros son iniciativa de la oposición. A esto hay que añadir la falta de medios y concreción para poder llevar a cabo las iniciativas que se plantean. También es mejorable el tratamiento que este ayuntamiento da a los servicios sociales. Por un lado la plantilla de trabajadores es insuficiente para las necesidades reales. No hay más que ver la entrada de solicitudes registradas en el BAZ/SAC y dirigida a servicios sociales. El volumen de entradas es demasiado elevado para que pueda atenderlas la plantilla actual, más cuando los expedientes requieren un seguimiento. Pensamos que es necesario el refuerzo en personal de atención y de apoyo, a la par que unas instalaciones más acordes a las necesidades».

«Si nos fijamos en los gastos realizados durante los tres últimos trimestres en ayudas a familias y ayudas al pago de gastos de energía, vemos que lo presupuestado y lo gastado llega justo al 20% y 30% respectivamente. En el caso de las AES al 75%. Es necesario revisar los baremos aplicados y que cuando se presenten necesidades de los ciudadanos, por circunstancias sobrevenidas, se afronten con realismo. Hay iniciativas sociales que se han quedado en el camino como las ayudas a material escolar, la ampliación de las plazas de Solas-Jolas o bonificaciones en función de las rentas. A pesar de insistir en que que el funcionamiento y la participación ciudadana tuvieran más protagonismo, hay que decir que no se ha avanzado lo suficiente. Se comenzó entregando a la oposición el estado de la contratación y los diferentes niveles en los que estaban los concursos y las adjudicaciones. Pero, a día de hoy, desconocemos la situación de los contratos, más allá de lo publicado en la web de contratación. Este tipo de transparencia en la información es necesaria para que los ciudadanos sepan como se gastan los mas de 20 millones de euros de cada presupuesto. La transparencia forma parte de la elaboración de los presupuestos. Es un compromiso pendiente. Y vamos a lo concreto, con ejemplos. Nos llama la atención que en diferentes presupuestos se ha aprobado la propuesta del PSE-EE de dotar a la ciudad de servicios públicos, ubicados en puntos diferentes como Guadalupe o Lurgorri. ¿Dónde están esos servicios públicos? ¿Cuándo se van a colocar?»

Vivienda

En este extenso balance del año 2018 efectuado por el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Hondarribia, Iosu Álvarez ha querido detenerse especialmente en la vivienda. «En su balance, el alcalde se ha mostrado satisfecho y ha calificado el 2018, como el año de la vivienda. Pero, la consecución de una vivienda en alquiler es un gran problema para muchas familias. Subrayamos la falta de iniciativa por parte del ayuntamiento de establecer una política clara, más allá de la que lleva a cabo el Gobierno Vasco, desde la Consejería del socialista Iñaki Arriola. Es necesario dotar a Hondarribia de un amplio parque de vivienda de alquiler. Si es el caso, adquiriendo vivienda en presa o rehabilitando edificios. El equipo de gobierno, en sus diferentes comparecencias ante los medios, explica que con Presa I y Presa II se da un paso importante. Por un lado la consecución de viviendas y por otro, el aparcamiento subterráneo. Pero tenemos que recordar que la obra y la iniciativa en todos sus términos las está llevando el Gobierno Vasco, desde la consejería del socialista Iñaki Arriola, con la colaboración del Ayuntamiento de Hondarribia. Pensamos que el gobierno municipal debe de llevar la iniciativa y cumplir con los compromisos adquiridos en el plan general con el desarrollo de las diferentes zonas para vivienda en alquiler. Recordamos el compromiso con el PGOU donde se contempla la construcción de 1.566 viviendas. De ellas 895 de VPO».

«Este ayuntamiento se comprometió, a instancia de una enmienda del grupo socialista en el PGOU a promover 163 viviendas de alquiler en Tudelenea que resultarían de las compensaciones que recibe el ayuntamiento por las construcciones privadas contempladas en el plan general en torno a los 23.000.000 de euros y para ello es necesario la adquisición de suelo. El grupo socialista planteó para el 2018 y 2019 comenzar a la compra de suelo pero fue rechazado por el equipo de gobierno. Desde el punto de vista de la vivienda usada, el gobierno municipal tampoco hace gala de mucha iniciativa. El Ayuntamiento de Hondarribia cuenta con un presupuesto de 60.00 euros para el programa Alokabide. Una partida intacta. En Hondarribia hay sólo 8 viviendas suscritas al programa».

Conclusión

Según Iosu Álvarez, «se pueden decir muchas cosas e intentar justificar el año 2018 con un balance satisfactorio, pero no es menos cierto. Han quedado muchas cosas en el tintero del presupuestos del 2018 sin ejecutar. Ademas de algunas cuestiones importantes no están teniendo la respuesta necesaria: la gestión de Musica Eskola, Kultur Etxea (inversión de mas de 6.000.000 de euros) o lo relativo a Mendelu que avanza por propia inercia y por las propuestas insistentes del grupo socialista más que por el interés del Equipo de Gobierno. En el apartado de movilidad, seguimos pendientes de la puesta en marcha de un minibús. Se necesita una política activa en materia de alquiler. Hay cuestiones que se están eternizando en el tiempo como la prospección en el fuerte de Guadalupe. La máxima de este equipo de gobierno es que las propuestas nuevas se hacen viejas y las viejas desaparecen. La ciudad necesita de unos servicios pegados a la realidad de los ciudadanos que garanticen celeridad en atención a la dependencia, en prestaciones sociales, en información en materia de consumo, espacios de mediación y conciliación… servicios que requieren de más personal y de unas nuevas instalaciones en otra ubicación. En definitiva, necesitamos un proyecto ilusionante. La gestión municipal ha sido muy pobre y demasiado continuista. Se ha limitado a gestionar el día a día, sin un proyecto global que empodere a los ciudadanos. Queremos más servicios al ciudadano, una movilidad sostenible, mayor atención a los ciudadanos que demandan ayuda y a las personas que viven solas. Pensamos en una ciudad con más espacios públicos, energías limpias, políticas que apuesten claramente por el alquiler, una puesta al día de la zonas del municipio que requieren inversiones. En definitiva, una política municipal diferente a la que presenta el equipo de gobierno en su balance».