Protesta contra el proyecto de outlet en Zalduborda en la Antepuerta de Santa María. / Facebook Abotsanitz

Abotsanitz, EH Bildu y PSE-EE, los tres grupos que conforman la oposición en el Ayuntamiento de Hondarribia, han solicitado mediante un comunicado al alcalde de Hondarribia que deje a un lado el proyecto de outlet en Zaldunborda y llegue con ellos a consensos sobre el uso futuro de ese espacio.

«Nos dirigimos a la población de Hondarribia, y al sector del comercio en particular, en el ánimo de informar y dar a conocer a la ciudadanía las pretensiones que el PNV de Hondarribia tiene al querer implantar en el ámbito de Zaldunborda un Área Comercial que comprende 100 tiendas, hostelería, 2000 aparcamientos y gasolinera AVIA», comienza señalando el comunicado enviado por Abotsanitz, EH Bildu y PSE-EE a los medios de comunicación.

Los tres grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Hondarribia continúan señalando que «esta intención del Sr. alcalde de implantar un monstruo comercial en nuestro pueblo viene antecedida de multitud de irregularidades, opacidad, falta de transparencia y acuerdos económicos desfavorecedores a las arcas municipales. Esta implantación es contraria a lo dispuesto en normativas de la Comunidad Europea sobre superficies comerciales, donde se regula el volumen de instalación y se recomienda minimizar impactos urbanísticos favoreciendo que el comercio se instale en áreas urbanas».

«Estas recomendaciones han sido recogidas en la nueva Ley aprobada en el Parlamento Vasco el día 27-06-2019. Sin embargo, el día anterior 26-06-2019, en tiempo récord y con alevosía, el Sr. alcalde tramitó un decreto para evitar que la nueva Ley del Parlamento Vasco deleitara “su” proyecto comercial. Esta actuación del equipo de Gobierno y su Alcalde para imponer una Hiper-Superficie comercial en el ámbito de Zaldunborda, nos obliga a hacer público nuestra total disconformidad y rechazo».

Abotsaniz, EH Bildu y PSE-EE señalan que la actuación «es nociva y contraria a los intereses del comercio de Hondarribia; es perjudicial medioambientalmente, por ser un corredor libre para las aves; es una agresión de viales de acceso y el gran volumen de tráfico de vehículos que se generará; y es una actuación contraria al comercio de la ciudad y para ello no han dudado en rozar la manipulación para evitar la nueva regulación del Parlamento Vasco y normativas europeas sobre superficies comerciales».

Los tres grupos terminan pidiendo al alcalde de Hondarribia, Txomin Sagarzazu, que retire el decreto y llegue a consensos con los demás grupos municipales sobre Zaldunborda.