Santano y Oiarbide escuchan las explicaciones de los técnicos. / Ayuntamiento de Irun

El alcalde, José Antonio Santano; la diputada de Infraestructuras Viarias de la Diputación Foral de Gipuzkoa; Aintzane Oiarbide; y la delegada de Obras del Ayuntamiento de Irun, Cristina Laborda, han visitado este jueves los trabajos de ejecución de la Ronda Sur de Irun.

Unido al semienlace que está ejecutando la Diputación Foral de Gipuzkoa en Oinaurre, el proyecto de Ronda Sur en su primera fase tiene como objetivo conectar por carretera el entorno de la calle Iñude en Oinaurre y los barrios de Larreaundi y Lapice. Esta actuación permitirá así mejorar los accesos a la ciudad al abrir una alternativa a la avda. Elizatxo para entrar a Irun por esta zona.

El alcalde de Irun, José Antonio Santano, destacaba que «es el proyecto en clave de movilidad y tráfico más importante de los últimos años. Una actuación muy esperada por la ciudad que, una vez realizada, esperamos sirva para mejorar los accesos por carretera a Irun. Con la primera fase hasta Txenperenea tendríamos parte del objetivo cumplido, pero es importante resaltar que la Ronda Sur tiene todo su sentido llegando hasta Behobia».

“El final del nuevo semienlace que la Diputación Foral de Gipuzkoa, mediante Bidegi, está construyendo en Oñaurre estará finalizado para principios de febrero”, ha adelantado Aintzane Oiarbide. “La Diputación tiene a Irun y a sus ciudadanas y ciudadanos entre sus prioridades, prueba de ello son tanto la construcción del semienlace como la financiación con 6 millones de euros de esta primera fase de la ronda sur”, ha añadido la diputada.

En lo que a la descripción de la obra propiamente dicha y los trabajos que se están ejecutando ahora, cabe destacar dos zonas de intervención. Por un lado, los movimientos más importantes, aunque menos visibles, se ubican paralelos a la autopista con la apertura de caminos y retirada de tierras. Ya se ha realizado el desbroce previo y, a medida que se vaya ejecutando el movimiento de tierras, se irán ejecutando los muros que sustentarán el vial, desde Oinaurre hasta Txenperenea.

En paralelo, el resto de trabajos se ubican en la conexión entre las calles Berio y Miguel de Ambulodi, creando una rotonda que distribuirá los tráficos que lleguen desde la Ronda Sur y facilitarán la conexión con la avda. Euskal Herria y el resto del viario público. Esto será posible gracias al vial de Txenperenea ya ejecutado que sirve en la actualidad para dar servicio a la subestación eléctrica situada en la zona; con los trabajos ahora en marcha, el vial se está ampliando, y se ejecutan además todos los servicios necesarios en materia de redes de abastecimiento.

Proyecto de la Ronda Sur

Cabe recordar que entre las características fundamentales del proyecto de la Ronda Sur, el tramo correspondiente a la primera fase de la Ronda Sur tiene una longitud de 690 metros (tres carriles con posibilidad de ampliar a cuatro) mientras que la conexión con el vial de Txenperenea consta de 190 metros y un carril por sentido.

El presupuesto de la primera fase es de 7.048.544,04 euros a los que la Diputación Foral de Gipuzkoa aporta 6 millones aproximadamente. La conexión con la avda. Euskal Herria por su parte y los trabajos entre las calles Berio y Miguel de Ambulodi tiene un presupuesto de 1.167.151,77 euros que se financia enteramente con fondos municipales.