Los ciudadanos arropan al sector de la hostelería y la restauración

Decenas de ciudadanos acuden a la concentración de la plaza de San Juan

0
899
Responsables del Bar Ekialde, momentos antes de la concentración. / Iñaki Larrañaga

Decenas de ciudadanos han acudido a la llamada del sector de la hostelería y la restauración, obligado a cerrar desde este sábado tras las nuevas medidas anunciadas por el lehendakari el pasado jueves. Los hosteleros de la ciudad, agrupados bajo la plataforma SOS Ostalaritza, han recibido el apoyo de la ciudadanía en la concentración convocada esta tarde en la plaza de San Juan, en la que además de reivindicar sus puestos de trabajo, han solicitado ayudas, mediante un mensaje que se ha reproducido durante la concentración y que, íntegramente, dice lo siguiente:

«La pandemia de la COVID-19 no nos afecta a todos por igual. Algunos sectores que son clave para la economía de este país, como son la hostelería, el turismo, el ocio y la cultura corremos el riesgo de desaparecer. Nuestra situación es insostenible. Estamos al borde de la ruina. Un sector del que viven más de 16.000 familias en Euskadi. Ante esta situación caótica, de indefensión y de abandono por parte de las instituciones, nos vemos obligados a convocar esta movilización.

Trabajadores del Bar Gaztelumendi y el Restaurante Antxon, esperando para concentrarse. / Iñaki Larrañaga

La situación a la que nos enfrentamos con las nuevas medidas sanitarias llevará al cierre obligado de muchos establecimientos y, en consecuencia, a la pérdida de muchos puestos de trabajo. Somos conscientes de la gravedad de la situación sanitaria y de la necesidad de tomar medidas, pero no comprendemos la dureza de las restricciones para la hostelería, el turismo, el ocio y la cultura… frente a otros sectores. El ocio nocturno lleva parado meses y el virus sigue expandiéndose y aumentando los contagios. Según un informe elaborado por la consultora Focus, que analiza los datos oficiales publicados por el Ministerio de Sanidad entre el 11 de mayo y el 16 de octubre, los bares y restaurantes son seguros, pues suponen solo el 2,3% del total de casos acumulados.

Las medidas que reclamamos son las siguientes:

– El Gobierno Vasco está tomando decisiones muy duras que tienen como objeto salvar vidas, pero éstas han de venir acompañadas de medidas de ayuda e impulso al sector, para que esta segunda ola no se convierta en la puntilla definitiva para la hostelería, el sector turístico, el ocio y la cultura. Los alquileres e hipotecas suponen una carga muy importante, por lo que solicitamos un plan de ayudas para sufragarlos. Por ejemplo, la Generalitat de Catalunya ha aprobado un decreto por el que obliga, en caso de no darse un acuerdo, a rebajar un 50% el precio de los alquileres de los locales del sector de la hostelería que se encuentren cerrados por la COVID-19.

– Rebaja de la presión fiscal. Las medidas adoptadas han llevado al cierre total de algunos establecimientos, así como a restricciones horarias y de aforos en otros. Esto a supuesto una caída de entre el 60% y el 80% de ingresos… hasta del 100%. Solicitamos una rebaja de las diversas tasas municipales: basuras, agua, terrazas, etc. Por consiguiente, si hay cierre total, pedimos la exoneración de pago durante el período de aplicación del Estado de Alarma.

– Pago puntual a las personas trabajadoras que se encuentren en ERTE y agilizar y facilitar los trámites para su aceptación.

– Reducción temporal del IVA. Hay un total de 8 países europeos que reconocen la efectividad de esta medida y ya han aprobado la reducción del IVA en todo su territorio: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Grecia, Reino Unido y Lituania.

Por último, nos gustaría agradecer a todos nuestros clientes, proveedores, trabajadores y amigos. Su paciencia, apoyo constante y soporte en estos tiempos tan complicados. Entre todos y todas esperamos, que con el apoyo de las instituciones, saldremos de ésta».