El mercado navideño se ubicó en la plaza de San Juan. / Ayuntamiento de Irun

En su último fin de semana de apertura, la pista de patinaje despidió el pasado domingo la campaña de estas Navidades en Irun. Concluye así a una serie de actividades organizadas por el área de Impulso de Ciudad del Ayuntamiento de Irun, en colaboración con comercios y establecimientos de Irun, con el objetivo de apoyar al pequeño comercio de la ciudad.

«Un año más nos hemos querido volcar en hacer de Irun una ciudad atractiva también en Navidades. Sabemos que es una época importante para el comercio y por eso la meta ha sido crear un programa de actividades que pudiera contribuir a dinamizar las zonas comerciales de la ciudad, llenarlas de animación para invitar a los iruneses y a las personas que nos visitan a que hagan planes en Irun y que elijan los establecimientos locales para sus compras», señalaba Miguel Ángel Páez.

El programa de actividades se ha compuesto de iniciativas más conocidas y que en años anteriores habían dado buenos resultados, como la pista de hielo, y de otras más novedosas con el objetivo de reforzar el plantel de propuestas que se ofrecían en Navidad; es el caso del mercado navideño con presencia de una quincena de comercios locales y unas sesiones de vídeo-mapping sobre la fachada del Ayuntamiento de Irun.

«Hemos empezado a recoger impresiones y reunir datos y la primera valoración que hacemos es positiva; hemos conseguido combinar actividades nuevas con otras ya consolidadas y como resultado hemos tenido un programa equilibrado, con propuestas para todos los públicos que han reunido a un buen número de personas interesadas. Por supuesto esto no se queda aquí y seguiremos estos días reuniendo opiniones para mejorar en todo lo que se pueda de cara a futuras campañas».

Más de 14.500 personas

A lo largo de este último mes, del 14 de diciembre al 9 de enero, la pista de patinaje y los toboganes han sido unos de las protagonistas de esta campaña. Se estima en 14.603 el número de personas que han pasado por la plaza del Ensanche para patinar o deslizarse en trineo, tanto iruneses como ciudadanos de otras localidades próximas. En detalle, por separado 6.370 personas se apuntaron a probar la experiencia de deslizarse en trineo y 3.010 a patinar en la pista. El resto, hasta los más de 14.000 usuarios, adquirieron el ticket combinado para disfrutar de ambas atracciones.

Con respecto a los años anteriores, este dato de uso explica el éxito de esta propuesta, algo a lo que ha contribuido una meteorología favorable, sin apenas días de lluvia. Por ejemplo, estas cifras doblan el número del año pasado, que fue de 7.055 personas, y supera también el dato de las Navidades de 2016 que ascendió a 9.600 si bien en aquel caso sólo hubo pista de hielo en el Ensanche.

«Nos han conocido más»

La gran novedad de esta campaña fue el mercado de navidad que se instaló en el entorno de la plaza de San Juan con presencia alterna durante varios días de una quincena de comercios locales que pudieron vender sus productos.

Entre ellos estuvo Irun Bonsai, establecimiento ubicado en la calle Prudencia Arbide: «ha sido una iniciativa positiva que nos ha servido para darse a conocer en el ámbito local. Hemos vendido más de lo que pensábamos. Además el bonsái es un producto atractivo para estas fechas y ha contribuido al ambiente navideño», señala Javier Lumbreras.

Otro de los comercios que sale satisfecho de la experiencia es Sugar Repostería, tienda que está en la calle Larretxipi. Su responsable, Noemí Barragán, agradecía la oportunidad: «estoy contenta porque gente que no nos conocía, al estar aquí han conocido dónde tenemos la tienda y los productos que ofrecemos».

Mikel Bermejo, de Bazar Uranzu, destacaba que «si bien nos ha faltado vender, como comienzo, la iniciativa ha estado bien, la organización ha sido buena, y nos hemos dado a conocer en personas que venían de otros barrios».

En cuanto a las actividades de animación en la calle, destacan las sesiones de vídeo-mapping en la fachada del ayuntamiento que reunieron a mucho público en los alrededores de San Juan durante el espectáculo inédito de luces y sonido; teatro itinerante y otras iniciativas ayudaron también a lo largo de las Navidades a animar zonas comerciales de la ciudad. Fueron muy esperadas, por ejemplo, el desfile de comparsas de gigantes y cabezudos de la mano de Ondare Kultur Elkartea, la doble cita de teatro callejero y música con Burrunba Elektrotxaranga.

La bola de Navidad que permitía sacarse fotografías dentro con paisajes nevados y postales navideñas también funcionó muy bien; la única incidencia se produjo uno de los días cuando por problemas técnicos, la bola no pudo estar operativa.

Mucho público en el Centro Cultural Amaia y Oiasso

Por su parte, entre otras de las muchas actividades que tuvieron lugar estas Navidades en Irun, 300 personas participaron en alguno de los actos que propuso para estas fechas el Museo Romano Oiasso, dirigidas a todos los públicos, entre otras, las visitas a los hornos de Irugurutzeta y la ermita de Ama Xantalen, así como la visita a la exposición «Cambios climáticos en la historia».

Asimismo, siguiendo con el apartado cultural, el Amaia ha cerrado con éxito una intensa agenda de actividades y espectáculos para todos los públicos. Citas clásicas como la exposición de belenes y olentzeros se unieron a eventos muy destacados que se acercaron en muchos casos al lleno en el auditorio como el espectáculo del mago Yunke, la obra de teatro «Mandíbula afilada» o la actuación de los payasos Txirri, Mirri eta Txiribiton.

En paralelo, y mencionando iniciativas en las que participan asociaciones y entidades de la ciudad con el Amaia como escenario, también destacar conciertos de Navidad que contaron con mucha asistencia como el organizado por el Ayuntamiento de Irun y la Sociedad Cultural Coro Ametsa con la colaboración del Rotary Club, el concierto de Navidad de la ONG Taupadak o el concierto de año nuevo de la Asociación Lírica Luis Mariano.

A señalar también el gran número de personas que se acercaron a la estación de tren para recibir a los Reyes Magos previo a un «una Cabalgata multitudinaria» como los Majestades de Oriente admitieron el pasado día 5. Buena prueba de ello fue la foto, llena de gente en las aceras, de la Cabalgata a su paso por la renovada calle Fuenterrabía. Desde el área de Cultura también destacan «un Santo Tomás muy concurrido con récord en las solicitudes de txoznas, que auguraba unas Navidades muy potentes». Por último, cabe mencionar la exposición de una maqueta de grandes dimensiones de trenes, evento organizado cada Navidad de estos últimos años por la asociación BAF 7301 de Amigos del Ferrocarril, que este año tuvo lugar en Palmera Montero con más de 1.000 visitantes.

La iluminación navideña en la ciudad, incluida la oficina de turismo de Luis Mariano incluida, contribuyó a esta campaña municipal de la Navidad al igual que las actividades de calle que trabajó el área de Cultura y Juventud, en este última caso centrado en el gazteleku Martindozenea. Uniendo todas estas acciones de dinamización, el Ayuntamiento de Irun ha destinado a toda esta campaña navideña alrededor de 300.000 euros, eso sin contar las actividades navideñas del Centro Cultural Amaia.