Juncal Eizaguirre, delegada de Impulso de Ciudad. / Ayuntamiento de Irun

A finales de octubre, y con motivo de las consecuencias derivadas de la pandemia, se puso en marcha la segunda entrega de los bonos a favor de la reactivación del sector comercial y hostelero de la ciudad dentro del plan Irun Aurrera. Con un presupuesto de 150.000 euros, se habilitaron 15.000 bonos de 10 euros que los irundarras podían utilizar en sus compras, tanto en el pequeño comercio como en los establecimientos hosteleros de la ciudad que se adhirieran a la campaña.

Al cierre de esta segunda edición, «el balance vuelve a ser muy positivo», ha explicado la delegada de Impulso de Ciudad, Juncal Eizaguirre. «Como ocurrió en verano con la primera edición de los bonos Irun Aurrera, es el momento de apoyar a nuestro comercio y la hostelería, y los iruneses en general así lo hemos entendido. Prueba de ello es la respuesta tan favorable de estos bonos que en las dos ediciones han estado muy cerca de agotarse. Independientemente de estos bonos, tenemos que seguir apostando por nuestro comercio, más en estos momentos, y elegir las tiendas de la ciudad en nuestras compras».

En detalles, se presentaron a la iniciativa 169 establecimientos, de los cuales 146 fueron comercios y 24 locales de hostelería. De los 15.000 bonos disponibles, se utilizaron 12.771 unidades, esto es, un 85%. Esta cifra supera el dato de la primera campaña, cuando se utilizaron 11.347.

El canjeo de los bonos en los establecimientos comenzó el 29 de octubre y se prolongó hasta comienzos de diciembre; en los establecimientos hosteleros se extendió hasta fin de año teniendo en cuenta que tuvieron que cerrar varias semanas por la pandemia. Como en la primera edición, pudieron sumarse todos los pequeños comercios y establecimientos hosteleros de la ciudad, a excepción de locales de venta de productos alimenticios y bebidas de más de 400 m2, las gasolineras, los estancos y las filiales de grandes firmas o empresas de gran implantación nacional o internacional.

Cada irunés/a tuvo derecho a usar 10 bonos, dos de ellos como máximo por establecimiento. Para cada bono utilizado, la compra mínima debía ser de 30 euros en el comercio, de forma que además de los 10 euros del bono, el cliente aportaba solo 20. Cabe destacar que el uso de esta iniciativa era muy sencillo ya que el cliente sólo debía dar el número del DNI en el establecimiento adherido para acogerse a la promoción.

Cerca de 10.000 accesos en la web

Siguiendo la línea de la promoción de bonos de la primera edición, para esta nueva entrega desde el servicio de Geolocalización del área de Urbanismo incorporaron una aplicación web donde se pudieron consultar los comercios que se habían apuntado a la iniciativa, así como información de interés. También se podían ver los comercios de Irun que se apuntaron a la campaña de «Impulso al comercio local» iniciado durante el confinamiento de primavera para consultar los establecimientos que ofrecen servicio a domicilio o recogida en local. Durante los meses de noviembre y diciembre se contabilizaron un total de 9.389 accesos.