Jacobo Cuétara, en la sala de prensa del polideportivo Artaleku. / Martín Tellechea

El entrenador del Bidasoa-Irun, Jacobo Cuétara, ha comparecido esta mañana en la sala de prensa del polideportivo Artaleku antes de que el equipo parta este jueves hacia Alicante, donde el viernes, a partir de las 18:30 horas, disputa los cuartos de final de la Copa del Rey ante el Liberbank Cuenca, en una competición que puede dar a los bidasotarras plaza europea en caso de llegar a la final del domingo, presumiblemente contra el Barcelona, sin necesidad de estar esperando a lo que termine aconteciendo en la Liga Asobal.

«Vamos con muchas ganas e ilusión, también con ambición. Vamos con la confianza de los resultados, de la segunda vuelta que estamos haciendo y de las buenas sensaciones que tuvimos en Puente Genil. Dejamos aparcada durante 21 días la liga con ventaja y bien posicionados de cara al último tramo liguero», ha comenzado diciendo Cuétara. «Es ilusionante volver a disputar una nueva fase final y estar otra vez con los mejores. Nos hemos ganado el derecho a disfrutar de esta Copa del Rey».

Cuestionado sobre si el Liberbank Cuenca saldrá a jugar el partido con más presión por ser la competición a través de la cual pueden sacar plaza europea, el entrenador del Bidasoa-Irun cree que «puede ser, pero todo tiene una doble lectura a estas alturas. Nosotros podemos tener menos presión por ir bien en liga, pero eso nos podría llevar también a relajarnos. Nunca se sabe. Creo que Granollers y Ademar si tienen un punto más de presión, porque en los últimos años están acostumbrados a disputar competición europea y ahora se pueden ver fuera».

En caso de victoria, el Bidasoa-Irun se enfrentaría en semifinales al ganador de ese Granollers-Ademar de León el sábado. Pero para pensar en la batalla del sábado, habrá que afrontar primero la del viernes. No obstante, el Liberbank Cuenca es uno de los equipos ahora mismo más en forma del campeonato. Logró empatar en León y sacó también un empate contra el Ciudad de Logroño. «Ellos tienen armas muy potentes, tienen gol, una defensa sólida y buena portería. Va a ser un partido muy igualado y muy duro. Va a ser una batalla campal. No importa tanto qué hayamos hecho antes o cómo lleguemos, va a importar el presente. Yo gané una Copa Asobal con el Ademar llegando a la fase final destrozados. Y ganamos».