La campaña busca garantizar una correcta accesibilidad para todas las personas. / Ayuntamiento de Irun

Dentro de las campañas regulares que cada año pone en marca el área de Movilidad y Vía Pública, esta semana ha empezado una nueva batería de trabajos en Larreaundi, concretamente en la zona de Txikillo. La campaña, con un presupuesto de 47.674 euros, seguirá posteriormente en San Miguel, en la calle Lepanto, cruces con calle Lezo y Oiartzun.

«Son trabajos que buscan adecuarse a la normativa vigente de accesibilidad allí donde detectamos que es necesario, pero también se incluyen actuaciones que solicitan vecinos/as para solucionar problemas puntuales de movilidad. Pueden parecer intervenciones de pequeña envergadura pero no menores teniendo en cuenta que sirven para garantizar un paso seguro, por ejemplo, a personas con movilidad reducida», apuntaba la delegada en funciones, Cristina Laborda.

Garantizar la correcta accesibilidad

Los pasos peatonales de la ciudad disponen en su mayoría del correspondiente rebaje de acera, no obstante y dado que muchos de ellos fueron ejecutados con anterioridad a la normativa vigente, algunos se encuentran con unos rebajes con bordillos no enrasados del todo, los cuales generan dificultades en el acceso peatonal y en especial a las personas con movilidad reducida. Por ello, es necesario realizar los correspondientes trabajos para la adecuación de diversos pasos peatonales, de manera que sean accesibles tal y como indica la normativa vigente.

Cabe recordar que con estos criterios finalizaban los trabajos de la campaña anterior, localizada en la zona de Mendibil, entorno de la residencia de personas mayores y en el barrio de Urdanibia. Quedarían por ejecutar los pasos elevados de la calle Alzukaitz y la avenida de Iparralde, pospuestos al fin del curso escolar para evitar el paso de los autobuses. Estos trabajos se realizarán la primera semana de julio.