El delegado de Hacienda, Miguel Ángel Páez. / Ayuntamiento de Irun

El delegado de Hacienda, Miguel Ángel Páez, se ha referido este lunes al pleno del pasado viernes para dar los datos definitivos de la modificación de créditos aprobada; un total de 2.885.376,29 euros se incorporan al presupuesto de 2018. La propuesta inicial, elevada a pleno por el gobierno municipal, fue modificada en 13.000 euros más a través de las 23 enmiendas presentadas por el bloque EH Bildu-SPI-PNV.

De las enmiendas de este bloque Páez ha querido detenerse en la sorpresa que le supusieron desde el principio las dos que querían eliminar del listado de la modificación: la urbanización de la calle Lapice (100.000 euros para 2018 y 650.000 euros para 2019) y las obras de urgencia en el edificio de Emigracion (100.000 euros en 2018 y 400.000 euros para el 2019) en la calle Anaka.

“Desde que empezaron las conversaciones con los portavoces del bloque de oposición que han creado Bildu, Podemos y PNV, me llamó poderosamente la atención lo obcecados que estaban en la eliminación de esas dos partidas; era un tema que no ha sido negociable para ellos. Algo sorprendente, más teniendo en cuenta que incluso se podían sumar a todo lo que ellos pedían y seguíamos teniendo capacidad de llevar a buen puerto la modificación. Tan absurdo nos parecía desde el gobierno tener que eliminar esas partidas, que decidimos mantenerlas en el dictamen que elevamos a pleno, aún sabiendo que corríamos el riesgo de que fueran eliminadas, como así fue, en enmiendas en el pleno”, ha señalado el delegado de Hacienda.

Efectivamente los votos conjuntos de EH Bildu, SPI y PNV se sumaron para borrar de la modificación de créditos estas dos acciones para las que el gobierno tendría capacidad económica con la modificación y proyectos realizados de antemano, lo que permitiría su activación inmediata una vez que se haga efectiva la modificación.

“Como ya se vio en el pleno no había argumentos más allá de querer ir en contra de lo que presentábamos desde el gobierno. ¿Querían hacer valer sus 13 votos? Perfecto, una lástima que lo hayan hecho con proyectos que afectan tan directamente a algunos barrios. En el pleno no escuchamos ningún argumento que valide la decisión de borrar estos dos proyectos de la modificación. Lo de que pueden esperar a los presupuestos del 2019 es válido para casi cualquier línea aprobada en la modificación; y que el edificio de Emigración no sea del Ayuntamiento de Irun es cuestión de semanas, tampoco tenemos el permiso de la Diputación Foral de Gipuzkoa para actuar en la carretera de Ventas que es de su titularidad y las obras allí sí se aprobaron”, argumentaba Miguel Ángel Páez.

El delegado iba más allá al valorar las declaraciones de Xabier Iridoy en las que aseguraba que se alegraba de que «hubiéramos renunciado a estos dos proyectos. Me gustaría aclararle que no hemos renunciado a nada; sus votos sumados a los de Podemos y Bildu han dejado a los vecinos de San Miguel y Lapice sin esas obras, casi asusta que se alegre de eso, nosotros hemos querido y sabido negociar para conseguir sacar adelante una modificación importante para la ciudad desde nuestra responsabilidad de Gobierno. Y desde esa responsabilidad vamos a seguir trabajando para que esos 13 votos del bloque de oposición Bildu Podemos y PNV no deje sin esas importantes obras a esos vecinos». Paez lamentaba que los asuntos personales del señor Iridoy le lleven a terminar alegrándose de dejar sobre la mesa renovaciones en los barrios de Irun y se haya convertido en un mero elemento de bloqueo para importantes proyectos. «Esperemos que algún día el PNV vuelva a ser en Irun un partido que mire por la ciudad y no por su portavoz y sus cuitas personales».