Gabi Fojón es el presidente de la Asociación de Recreación Histórica Oiasso. / Martín Tellechea

En Irun ha nacido una nueva asociación. Lleva por nombre Asociación de Recreación Histórica Oiasso y su presidente es Gabi Fojón Baldovino. Quieren poner en valor el pasado romano de la ciudad, buscando sinergias con el Museo Romano Oiasso y los Dies Oiassonis para atraer visitantes a una ciudad que en los últimas años está potenciado todo lo que gira alrededor de la Oiasso de hace 2.000 años. Hemos hablado con él de cómo surgió la idea, los objetivos que se marcan y los retos que se les presentan a corto, medio y largo plazo.

– ¿Cómo nace la asociación?

A partir de una conversación con un amigo que hacía recreación romana y a raíz de la buena acogida del Dies Oiassonis… surgió la idea de crear una asociación de Irun.

– En este tiempo han llevado ustedes a cabo un trabajo silencioso pero intenso. De hecho, la asociación es ya plenamente legal, está registrada y tiene todos los parabienes…

Sí, en verano empezamos a mover los papeles en nuestra comunidad, hasta que en octubre el Gobierno Vasco nos comunicaba su creación.

– Irun forma parte de la Red de Ciudades Romanas del Atlántico, una iniciativa que se gestó en 2010 pero que no había terminado de cuajar. 2018 se cerró con el compromiso de darle un verdadero impulso a esta red y ya se han celebrado algunas reuniones entre las ciudades que la forman. Esto abre la posibilidad a la asociación de compartir sinergias y de «vender» Irun y su pasado romano más allá de Gaintxurizketa…

Por supuesto, uno de nuestros objetivos y fines recogidos en nuestros estatutos es llevar el nombre de Irun-Oiasso al mapa de la recreación nacional e internacional.

– La puesta en escena oficial ha sido por todo lo alto, nada más y nada menos que en FITUR. ¿Cómo ha ido la experiencia?

Mejor de lo esperado, nos encontramos una acogida impresionante, con nuestro alcalde y nuestro primer teniente de alcalde volcados con nuestro proyecto. Creo que de momento no podemos pedir más. Para nosotros ha sido una inyección de ilusión que nos anima a seguir adelante.

– El Museo Romano Oiasso es el gran exponente de nuestro pasado romano. De hecho en los últimos años los Dies Oiassonis se han asentado dentro de la programación cultural del verano en la ciudad, con apuestas como las del circo romano o el mercado romano. Supongo que en este proyecto es inevitable ir de la mano…

Desde luego, desde el principo hemos contado con el museo, a su directora Cristina le fascinó la idea, hecho que también nos impulsó y, por supuesto, tiene nuestro agradecimiento, ya que fue de las primeras personas que nos apoyó.

– ¿Cómo les han recibido en las instituciones?

Muy bien, nos hemos encontrado con una gran acogida a nuestra idea y a las actividades que les comentamos.

– Es que tengo entendido que quieren ustedes formar una legión romana…

Jejeje… una legión romana sería un sueño, son unas 5000 personas, desde luego somos más modestos en nuestra pretensión. En serio, tenemos una parte de la asociación que va a hacer recreación militar, la parte que denominamos LEG V, el grupo que comentamos que tenía más de veinte años de experiencia en la recreación y que forma parte de nuestra asociación. Pero tan importante como la militar es la recreación de la vida cotidiana y civil. Vamos a proponer al museo un calendario de actividades, charlas, talleres de costura, de peluquería (los peinados romanos eran complicados según la clase social), elaboración de vinos romanos (con un concurso llamado Vaco de Oro), de cocina (basados en el libro de Apicio), etc.

Les seguiremos la pista. Suerte en esta nueva aventura.