Se cumplen 50 años del fallecimiento de Ramón Iribarren

Falleció el 21 de febrero de 1967 tras tener un aacidente e incendiarse el coche con el que estaba probando unos cambios mecánicos

0
935

El 21 de febrero de 1967 nos dejó el ingeniero de caminos, canales y puertos Ramón Iribarren Cavanilles, al incendiarse el coche con el que probaba unos cambios mecánicos. Nacido en Irun el 15 de abril de 1900, fue uno ingenieros más notables del país. Pionero en las obras exteriores de los puertos, desarrolló el Método de los planos de oleaje, la Fórmula Iribarren y el Parámetro Iribarren, instrumentos técnicos sin los que hoy en día sería muy difícil entender la historia de la ingeniería marítima del siglo XX.

Su hermano Luis Iribarren fue médico odontólogo licenciado en Estados Unidos, mientras que su hermano José Iribarren fue arquitecto municipal de Irun. Él era el mayor de los tres. Estudió en el Colegio de San Luis de Irun y luego ciencias exactas en Madrid. En 1921 se matriculó en la Escuelas Especial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, licenciándose como número uno de su promoción en 1927. Ocupó durante casi 40 años el cargo de ingeniero en el Grupo de Puertos de Gipuzkoa, que integraba a todos los de la provincia menos el de Pasaia, es decir, Hondarribia, San Sebastián, Orio, Zumaia, Deba, Mutriku y Getaria.

Portada del periódico La Voz de España del 22 de febrero de 1967. / Archivo de la Diputación Foral de Gipuzkoa

Desarrolló proyectos y actuaciones en todos ellos, además de en otros puertos de la península y el extranjero. Tuvo gran prestigio en Estados Unidos, donde impartió conferencias y cursos de la mano del Instituto de Tecnología de Massachussets o la Escuela de Ingeniería de Nueva York.

Entre sus trabajos, destacan Una fórmula para el cálculo de los diques de escollera, Cálculo de diques verticales, Obras de abrigo de los puertos, Talud límite entre la rotura y la reflexión de la ola, Generalización de la fórmula para el cálculo de los diques de escollera y comprobación de sus coeficientes, Violentas presiones accidentales producidas por la rotura de las olas, Otras comprobaciones de la fórmula para el cálculo de los diques de escolleras o Método de cálculo de los planos de oleaje.

El espigón de Hondarribia

El Ayuntamiento de Hondarribia pidió en 1934 a Iribarren actuar en la desembocadura del río Bidasoa para evitar la pérdida de arena en la playa y protegerla. Se decidió construir un espigó y se aprobó un gasto de 3.000 pesetas para colocar un trozo a modo de prueba para ver cómo funcionaba ante el oleaje y las mareas. Tras pasarse años estudiando el entorno, Iribarren presentó en 1941 un plano sobre el oleaje y cómo abordar la solución a los problemas que se daban. En un primer momento nadie prestó demasiada atención a lo que proponía. No así al otro lado de la muga, ya que el Ayuntamiento de Hendaia le pidió que levantara un espigón. Al ver los resultados en el municipio vecino, el Ayuntamiento de Hondarribia volvió a contactar con él y el 7 de septiembre de 1949 se colocó la primera piedra del espigón de Hondarribia, cuyos 1.100 metros terminaron costando 18 millones de pesetas. La construcción del espigón terminó en 1955. Ramón Iribarren es hijo predilecto de Hondarribia desde 1949 y de Irun desde 1958. El paso que lleva hasta el puerto refugio lleva su nombre desde 1959.