Obras de reurbanización de la calle San Marcial. / Oihana Sánchez

La junta de portavoces del Ayuntamiento de Irun se ha reunido hoy para hablar del documento elaborado desde el consistorio y que va a permitir la aplicación de cláusulas sociales en los contratos del ayuntamiento.

El borrador fue entregado hace algo más de un mes a los grupos políticos para que pudieran realizar aportaciones y sugerencias. Ninguno de los grupos políticos municipales ha hecho aportación alguna al texto, que según explicaba esta mañana el alcalde, José Antonio Santano, «entra ahora en un nuevo punto de su avance y será enviado a los agentes sociales para contar también con sus aportaciones y su participación».

El alcalde explicaba que hace años que en el «Ayuntamiento de Irun se tienen en cuenta en las contrataciones criterios sociales, como la contratación de personas con dificultad para la inserción laboral, o criterios medioambientales en contratos de obras, por ejemplo, pero queríamos convertir lo que era una buena voluntad en una sistematización, redactando una instrucción de cláusulas sociales, de igualdad de género, medioambientales, etc., que nos permita de forma mucho más sistemática poder ir incorporándolas al conjunto de contratos que tiene el Ayuntamiento de Irun».

Vivienda tasada

Además el alcalde confirmaba que se ha entregado a los portavoces el texto renovado de la ordenanza municipal de vivienda tasada, con la que quieren ajustarse más y mejor a las necesidades de vivienda en Irun. Santano ha explicado que en la ordenanza que se está trabajando se incluye una sola tipología de vivienda tasada. Se quiere dedicar a la venta y al alquiler, preferiblemente a esta segunda opción y con precios de entre 400 y 623 euros mensuales. Los portavoces pueden ahora realizar sus aportaciones antes de cerrar el texto definitivo que debería de aprobarse en pleno.