El semienlace pinchará en Oinaurre. / Diputación Foral de Gipuzkoa

El grupo municipal Sí se Puede Irun ha criticado el espectáculo mediático creado entre el PNV y PSE-EE sobre las obras del nuevo semienlace de la AP-8 y la Ronda Sur en la ciudad. La formación morada ha calificado como “circo electoralista” los reproches entre el Ayuntamiento de Irun y la Diputación Foral de Gipuzkoa de las últimas semanas.

El portavoz de Sí se Puede Irun, David Soto, ha recordado al PSE-EE que ellos son “quienes sostienen al PNV en la Diputación Foral de Gipuzkoa, quienes aprueban los presupuestos al PNV en la Diputación Foral de Gipuzkoa y quienes gobiernan junto al PNV en la Diputación Foral de Gipuzkoa”.

“Durante tres años no han expresado públicamente ningún problema entre ellos y ahora a falta de un año para las elecciones se echan los trastos entre los socios de gobierno”, ha criticado. Para el portavoz de SPI este es el “reflejo” del modo de conformar gobiernos entre el PNV y el PSE-EE, con el único fin del “reparto de áreas, departamentos y dinero entre un partido y otro».

Desde el grupo municipal han señalado que “la solución de este conflicto se tiene que dar entre ámbitos institucionales y socios de gobierno; y si no es así, se tendrán que dar las consecuencias políticas que correspondan”.