Guillermo Echenique (i), Jesús Loza, José Antonio Santano y Miguel Ángel Páez. / Ayuntamiento de Irun

El alcalde de Irun, José Antonio Santano, y el delegado de Gobierno en Euskadi, Jesús Loza, han anunciado este viernes que las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social se trasladarán, en la segunda quincena del mes de febrero, a un local de la calle Juncal. En la visita de esta mañana a las instalaciones han participado también el primer teniente de alcalde, Miguel Ángel Páez, y el subdelegado del Gobierno en Gipuzkoa, Guillermo Echenique.

Santano ha subrayado que «estemos dando pasos para cumplir los compromisos que habíamos adquirido. Como Ayuntamiento de Irun nos comprometimos a que la Seguridad Social tuviera un local alternativo en Irun al que tiene ahora en el edificio de Emigración; esto es muy importante porque Irun es una ciudad capital que da servicios completos a los ciudadanos».

Jesús Loza subrayaba la colaboración interinstitucional y agradecía al Ayuntamiento de Irun «a la hora del local que nos ha facilitado como puente para hacer el nuevo edificio». El delegado de Gobierno apuntaba que «esperamos que en la segunda quincena de febrero puedan estar las oficinas funcionando». Añadía Loza que «es un lugar más cómodo y amable a la hora de hacer todos los trámites en relación con la Seguridad Social».

Se confirma así que las oficinas que hasta ahora se encuentran localizadas en el edificio de Emigración del barrio de San Miguel se trasladarán en el mes de febrero a estas instalaciones, concretamente situadas en el número 22 de la calle Juncal. Se trata de un local del Ayuntamiento de Irun, cedido recientemente por Servicios de Txingudi. Es un espacio céntrico y accesible; está previsto que se acometan unas pequeñas tareas de adecentamiento para que esté operativo en la segunda quincena del mes de febrero.

Santano concluía con los dos objetivos que persigue esta actuación: «mantener un servicio tan importante como el de la Seguridad Social en Irun gracias a la colaboración entre Ayuntamiento de Irun y Gobierno; y en segundo lugar, abrimos la puerta a que el edificio Emigración se incorpore finalmente a la ciudad como un servicio para el barrio y también como una oferta de apartamentos de alquiler para jóvenes».