El delegado de Urbanismo, Miguel Ángel Páez. / Ayuntamiento de Irun

El delegado de Urbanismo, Miguel Angel Páez, ha dado hoy una rueda de prensa sobre el ámbito de Korrokoitz y la tramitación del expediente de modificación del Plan Especial. El delegado ha presentando algunas de las conclusiones que recoge la formulación del documento realizado por técnicos municipales y que contempla rectificaciones sobre los planteamientos iniciales propuestos por la propiedad.

La representación de los propietarios del ámbito presentó el pasado 30 de diciembre una propuesta para la modificación del Plan Especial de Korrokoitz. Para dar los primeros pasos de su tramitación, el documento se ha analizado por parte de los servicios técnicos para presentar una formulación, documento necesario para solicitar los informes sectoriales de las principales administraciones competentes, la Agencia Vasca del Agua URA, y el Servicio de Costas del Estado, por tratarse del ámbito que es, colindante al canal de Dunboa y dentro del dominio marítimo terrestre.

“Hemos querido poner en marcha este primer informe sobre Korrokoitz para arrancar con los trámites necesarios de la modificación del Plan Especial, porque la reurbanización de la Parte Vieja de Irun ha sido, y es, una de las prioridades municipales. Después de las mejoras realizadas por el Ayuntamiento de Irun en la plaza de Urdanibia y su entorno se hace urgente agilizar la puesta en marcha de este ámbito en manos de propietarios privados”, aseguraba Páez.

Este informe preliminar no entra en los detalles, pero sí que hace una lectura muy general de las líneas principales de la propuesta. “Esta formulación preliminar está firmada el 14 de marzo y llama la atención sobre tres líneas rojas importantes que tendrán que ser revisadas por parte de los privados si quieren seguir adelante con esta modificación del Plan Especial”, explicaba Páez.

El delegado explicaba que la formulación se ha hecho, y se ha informado de manera favorable, sí, pero con “peros” importantes desde este arranque, que de no ser modificados impedirían continuar con su tramitación, porque afectan a los intereses públicos. En este sentido el responsable de Urbanismo ha enumerado estos tres asuntos que ha calificado de “básicos en una ordenación que, recordemos, llevaba años estancada precisamente por los gastos que debían asumir los privados y permitir la viabilidad del ámbito”.

1. Los realojos

En esta formulación se pone de manifiesto que una de las manzanas destinada a los realojos no cumple con las necesidades del ámbito “porque por su capacidad edificatoria (602 metros cuadrados) solo es posible edificar un máximo de 9 viviendas, no las 18 uds. establecidas. Debe corregirse esa determinación y mantener el estándar, no es admisible que la media de superficie por vivienda en esa manzana G sea de 33,44 m2tc. Por tanto, el documento deberá justificar que la edificabilidad ordenada en las manzanas destinadas a realojo tienen capacidad suficiente para garantizar ese derecho de los, hoy en día, residentes en el ámbito».

La formulación en sus conclusiones vuelve a insistir en que “deberá reducirse el nº de viviendas establecido en la manzana G de realojos, ya que con 602 m2tc para 18 viviendas resulta un estándar de 33,44 metros cuadrados, inferior al aplicable (70 metros cuadrados)».

“Queda por lo tanto sin resolver algo tan importante como los realojos de los afectados por el Plan Especial, con los gastos derivados que eso pueda tener, ni más ni menos», explicaba Páez.

2. La monetarización del aprovechamiento. El dinero que en definitiva tendría que pagarse al Ayuntamiento de Irun

Dice el informe que “la modificación incurre en un error semántico cuando tipifica la actuación como Integrada diciendo que se trata de un Suelo Urbano No Consolidado por incremento de la edificabilidad urbanística. Se debe corregir la categorización del suelo, se trata de un Suelo Urbano No Consolidado por la urbanización. Ese error tiene una derivada que distorsiona cuestiones a las que queda obligado el ámbito, así en el cálculo del 15 % no intervendrá la edificabilidad preexistente”.

Páez aclaraba este punto. “Complicado de entender, pero otro asunto importante, y con derivadas económicas a tener en cuenta, ya que la propiedad tiene que pagar al ayuntamiento un 15% sobre la edificabilidad y los técnicos no comparten lo que la propiedad considera edificabilidad, que estiman es muy superior a la que ellos presentan”.

3. El número de VPOs que tiene que albergar el ámbito

Páez aseguraba que en este apartado las conclusiones de la formulación no ofrecen dudas: “Hay un déficit en el cumplimiento de los estándares de VPO que deberá subsanarse en el documento para aprobación inicial”. Y en la formulación se dice porque «el Plan Especial (presentado) no cumple el estándar, toda vez que las parcelas MH, MD Y MG suman una edificabilidad de 4.103 m2t. Cuando el 20% de la edificabilidad residencial actual es de 4.883 m2/t», lo que Páez detallaba que podrían ser unas 11 viviendas más.

El delegado de Urbanismo explicaba que lo que se quieren en todo caso es poner en marcha este Plan Especial y por eso se ha resuelto la formulación de manera favorable para permitir su tramitación hacia URA y a Costas, pero como se ha explicado se pide la rectificación de unos puntos trascendentales que deberán ser corregidos sobre la propuesta inicial de cara la seguir avanzando en la tramitación del nuevo Plan Especial para Korrokoitz.

En definitiva, Páez insistía en que “una tramitación urbanística como ésta es compleja y su viabilidad tiene que venir garantizada por los técnicos, que son los que deben decir si la propuesta es adecuada y detallar, como en este caso, las modificaciones necesarias sobre el planteamiento inicial para hacer que la operación sea viable y de acuerdo a lo que la ciudad necesita y continúe su camino hacia la aprobación inicial».