Lander Mesonero Rodríguez.

Interpretó su primera polka hace más de diez años y desde hace tres es el solista de trompeta que se encarga de hacer vibrar a todo aquel que se acerque a Santiago el día 25 a escuchar las tradicionales polkas. Hablamos con Lander Mesonero Rodríguez, a escasos días de ponerse de nuevo delante del público.

– El jueves llega el día de Santiago y usted será de nuevo el trompeta solista encargado de interpretar las tradicionales polkas. ¿Nervioso?

Bueno, la verdad es que por muchos años que lleves intrepentando las polkas como solista, los nervios siempre están muy presentes, aunque lo realmente determinante es cómo los afrontas. Aunque espero poder disfrutar tocando que al fin y al cabo, es la finalidad de todo músico.

– Hablemos del concierto. La primera va a llevar por título «Irun y sus compositores». ¿Qué vamos a escuchar quienes nos acerquemos a Santiago?

La verdad es que va a ser un concierto con una gran carga emocional para todos los iruneses ya que en la primera parte del concierto podremos disfrutar de música popular irunesa y de obras compuestas por miembros de la agrupación. La segunda parte irá dedicada al barrio y se interpretarán las cada vez más tradicionales polkas de trompeta.

– En la segunda parte escucharemos la música del barrio y las conocidas polkas. Para un trompeta de la banda el concierto de las Polkas de Santiago es algo especial…

Es realmente especial. Recuerdo que antes incluso de haber elegido la trompeta como instrumento, ya iba cada 25 de julio a ver el concierto. Por aquellos tiempos el solista era Eduardo Iglesias, que acabó siendo uno de mis profesores y que en 2016 me pasó el relevo de Fille d´Eve, polka que llevaba interpretando él desde hacía más de 20 años.

Desde el momento en que elegí la trompeta tuve claro que en algún momento me encantaría poder llegar a tocarlas. Por suerte, al poco de empezar en la banda, me brindaron esa oportunidad y la verdad es que aunque supone una gran responsabilidad, estoy encantado de haber sido uno de los protagonistas durante varios años.

– Para los no entendidos, qué dificultad tiene interpretar obras como las polkas Fille d´Eve y Mari Celi que escucharemos el día 25.

A pesar de no ser de las obras más difíciles del repertorio de trompeta, requieren de un dominio técnico bastante elevado, una precisión realmente alta y sobre todo mucha musicalidad. Para poder tocarlas con éxito hay que invertir muchas horas de estudio y una preparación física y mental muy fuerte.

– Tocar con el público tan cerca y pendiente de ti tiene que imponer…

Sobre todo impone porque estás tocando delante de muchísima gente conocida y que conoce las obras a la perfección. Es increíble el momento en que te plantas delante de toda esa gente y sientes que toda la atención está puesta en ti. Se nota una energía difícilmente comparable a cualquier otra situación.