Txomin Sagarzazu, alcalde de Hondarribia. / Ayuntamiento de Hondarribia

El alcalde de Hondarribia, Txomin Sagarzazu, ha emitido un nuevo bando, tras la Orden del Gobierno Vasco conocida este viernes en torno a las nuevas medidas a adoptar para frenar la pandemia generada por la COVID-19. El bando, que reproducimos íntegramente a continuación, dice lo siguiente:

«La situación sanitaria de nuestra Ciudad está seriamente comprometida. Afortunadamente todavía no hemos llegado a los niveles de infección del virus COVID-19 alcanzado en otras localidades de nuestro entorno, y en general en nuestro territorio histórico, pero la incidencia va en aumento en Hondarribia.

La gravedad de la situación sanitaria ha llevado a que se haya dictado la ORDEN de 22 de octubre de 2020, de la Consejera de Salud, por la que se adoptan medidas específicas de prevención, de carácter extraordinario en la Comunidad Autónoma de Euskadi, como consecuencia de la evolución de la situación epidemiológica derivada del COVID-19, publicada en el día de hoy en el Boletín Oficial del País Vasco.

En esta Orden se disponen una serie de determinaciones dirigidas a la organización y desarrollo de distintas actividades, por lo que requiero a todas las personas titulares, gerentes, responsables, encargadas, etc. de dichas actividades que consulten y atiendan dicho documento normativo, procediendo a cumplir y hacer cumplir lo que en él se dispone. Y a la vez, también requiero a las personas clientes y usuarias de dichas actividades para que acaten y cumplan las disposiciones que reciban de sus titulares, gerentes, responsables, encargados, empleados, etc., con el fin de dar cumplimiento a las medidas sanitarias fijadas.

He dicho al principio de este Bando que el nivel de infección correspondiente a nuestra Ciudad es menor al que ha dado lugar a la reacción de las Autoridades Sanitarias, con el establecimiento de medidas de una importante naturaleza restrictiva para el desarrollo de la vida cotidiana de otras determinadas localidades, pero no podemos descuidarnos, no podemos relajarnos en el mantenimiento de los hábitos de prevención del contagio, por ello debemos cumplir todas y cada una de las medidas establecidas en la reseñada Orden.

No supeditemos el cumplimiento de las medidas sanitarias a la sola condición de que constituyan una obligación o una recomendación, cumpliendo las primeras por el miedo a la sanción, y obviemos el seguimiento».