El objetivo de este trabajo es el de actualizar la situación de las entidades que se dedican al trabajo social y analizar tanto sus necesidades como los retos a los que se enfrentan. / Ayuntamiento de Irun

Tras su presentación en comisión este pasado lunes 18, el delegado de Bienestar Social, David Nuño ha dado cuenta en rueda de prensa de un estudio sobre el tercer sector en la ciudad que ha encargado su departamento.

En palabras del delegado, «el estudio nos ofrece una imagen del estado del tercer sector y los colectivos involucrados, así que desde el área de Bienestar estamos comprometidos a seguir y estrechar la colaboración a través de los retos y oportunidades que nos ha mostrado el estudio». Desde el área destacan asimismo la importancia de la labor del tercer sector, con objetivos compartidos de acercar y mejorar servicios a la ciudadanía, y que en muchos casos se pueden complementar.

Así, del estudio se desprende que en Irun trabajan 60 entidades dentro del 3er sector, de las cuales el 58% han participado en este estudio. Cabe señalar que la forma jurídica de las entidades es diversa, aunque predominan las asociaciones, y la mayoría tienen sede social en Irun; aproximadamente mil personas son voluntarias activas en el 3er sector, mientras que el 70% cuenta con personal remunerado, con alta participación femenina.

Estas entidades atienden a diversos colectivos. Pedomina la atención a la población en general, si bien un porcentaje alto se reparte entre atención a las mujeres y a personas en riesgo de exclusión social. El estudio ofrece asimismo una visión acerca de los servicios que las entidades del 3er sector prestan. Destacan las de información y acompañamiento junto con las acciones de sensibilización y denuncia. A añadir también la formación, promoción y orientación laboral, la ayuda a domicilio y el desarrollo comunitario. También se han valorado los recursos financieros que disponen y a los que pueden acceder.

Finalmente, se exponen las necesidades actuales y futuras, así como los retos y oportunidades que se presentan para las entidades del 3er sector. Las necesidades que advierten son la de disponer de más voluntarios y la financiación, sin perder de vista mejorar la coordinación con otras entidades o disponer de nuevos o mejores locales.

Con respecto a los retos, se menciona la financiación, aumento y mejora de la atención a los colectivos y contar con más personas tanto asalariado como voluntario. Observan oportunidades para fortalecer el 3er sector que parten desde la profesionalidad y la experiencia, pasando por la actividad de los voluntarios y poniendo el foco sobre la intervención con población tanto joven como mayor.