Panorámica de la ciudad. / Ayuntamiento de Irun

La alcaldesa en funciones, Cristina Laborda, ha enviado una carta al Diputado General con motivo del caos circulatorio que está viviendo Irun en esta segunda quincena del mes de agosto provocado por los atascos en los peajes de la autopista en Irun y Biriatou. Sólo ayer se registraron nueve kilómetros de retenciones en la frontera.

«Éste no es un problema nuevo, ni mucho menos, pero sí que es verdad que este año ha alcanzado cotas que quizás no habíamos visto nunca. A las colas, ya demasiado habituales de las vacaciones que este año se han adelantado, hay que sumar los controles que la policía francesa realiza en la muga y que ralentizan el tráfico. El resultado es que al colapsarse las carreteras que circundan la ciudad, los vehículos buscan rutas alternativas y acaban convirtiendo nuestras vías urbanas en una ratonera», señala Cristina Laborda. Con esta carta, la alcaldesa en funciones solicita al máximo responsable de las carreteras de Gipuzkoa soluciones y le recuerda cómo «hace ya más de una década, Bidegi, como gestor de la A-8 y ASF como responsables de las autopistas francesas, firmaron un protocolo que durante un tiempo se cumplió y que llevaba a levantar las barreras de los peajes ante avalanchas de tráfico o problemas de circulación graves que pudieran provocar grandes caravanas. Cumplir ese acuerdo sería un inicio».

Declaración institucional

Cristina Laborda destaca también que «desde el Ayuntamiento de Irun hemos querido compartir ese malestar y desesperación de la ciudadanía y por eso todos los grupos municipales han aprobado una declaración institucional solicitando a todas las administraciones competentes remar en la misma dirección para atajar una problemática que ya se prolonga demasiado tiempo y que está afectando a los vecinos/as de la ciudad y a sectores locales de actividades de forma importante».