Carta al director de Hondarribiko Emakumeak

El colectivo habla de incoherencia de partidos políticos, instituciones y medios de comunicación al hablar del Alarde de Hondarribia, en referencia a otros temas en los que se debate sobre los límites de la libertad de expresión

0
3236

El colectivo Hondarribiko Emakumeak ha hecho llegar a los medios de comunicación una carta al director que, bajo el título «Libertad de expresión a debate: amarillo o negro» y avalada por 93 firmas de mujeres de la localidad, resalta la incoherencia de partidos políticos, instituciones y medios de comunicación al abordar el tema del Alarde de Hondarribia, haciendo hincapié en el tratamiento que esos mismos partidos, instituciones y medios tienen para otros temas que nada tienen que ver con el Alarde. El escrito, que reproducimos íntegramente, dice lo siguiente:

«LIBERTAD DE EXPRESIÓN A DEBATE: AMARILLO O NEGRO

Durante las últimas semanas estamos asistiendo al “espectáculo” de los lazos amarillos en las calles catalanas. Unos los ponen y otros los quitan, cada uno defendiendo su opinión siendo el DERECHO A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN lo único en lo que coinciden las partes para justificarse. Se debate en televisiones y se reflexiona en artículos de opinión y editoriales de periódicos legitimándose acciones de protesta como consecuencia de la libertad que nos otorgan las leyes de un Estado de Derecho y se repite constantemente que se debe gestionar el uso del espacio público desde el respeto a todas las ideas.

Por ello, a las mujeres hondarribitarras nos sorprende que en esos mismos medios de comunicación o grupos políticos, al debatir sobre la protesta del público del Alarde, se critique e incluso, se inste a la Ertzaintza a incumplir la ley “sugiriendo” que retiren el plástico negro de las manos de las personas que, individualmente y libremente, han decidido expresar su opinión cada 8 de septiembre.

El plástico negro, como símbolo de protesta, se muestra por la imposición del paso de una manifestación minutos antes del Alarde, además de por la irresponsable y discriminatoria actitud institucional hacia aquellas personas que no opinamos como la asociación Jaizkibel.

Desde Hondarribiko Emakumeak deseamos lanzar una reflexión y preguntamos: ¿por qué esta diferencia de trato ante distintas reivindicaciones y protestas? ¿Por qué algunos pueden protestar con banderas o lazos, con pasamontañas, palos y antorchas o simplemente en silencio, pero en Hondarribia las mujeres debemos permanecer sumisas? ¿A caso si nuestros plásticos fuesen amarillos, nuestra protesta sería admitida?».