«Cuando tocaron el timbre y el Burgomaestre preguntó por mí…»

Ainhoa Camello Lekuona, cantinera de la Escolta de Caballería

0
967

Ainhoa Camello Lekuona, de 23 años, es la cantinera de la Escolta de Caballería de este año. No pensaba que pudiera salir elegida, hasta que llamaron a la puerta y vio al otro lado a Iñaki Sagarzazu, el Burgomaestre del Alarde de Hondarribia.

– Fuiste la primera en ser elegida. ¿Cómo recuerdas aquel día?

Lo recuerdo muy emotivo, porque aún sabiendo que estaba presentada, tenía el sentimiento de que éste no era mi año, así que fue una sorpresa en toda regla. Yo estaba en el sofá del salón de mi casa terminando el trabajo de fin de carrera y recuerdo sentirme ridícula, porque minutos antes me estaba arreglando un poco por si las moscas… pero como he dicho antes, no esperaba salir elegida como cantinera, así que yo solo quería irme de casa a tomar algo con mis amigos como si nada hubiese pasado. Pero cuando tocaron el timbre y el Burgomaestre preguntó por mí… fue increíble. El abrazo tanto con la cantinera del año pasado como con mi osaba, que me presentó, no se me va a olvidar nunca.

– ¿Montabas a caballo?

De vez en cuando, ya que mi osaba tiene caballos y cuando voy a hacerles una visita aprovecho para montar un rato. La verdad es que todo lo que sabía hasta empezar a montar en el Club Hípico Jaizubia y la confianza que tengo con estos animales es gracias a él.

– ¿Cómo llevas las clases sabiendo que el día 8 vas a ser tú la cantinera de la Escolta de Caballería?

Pues la verdad es que las estoy disfrutando muchísimo. Soy consciente de que tengo muchas cosas que mejorar, pero mientras lo haga pasándomelo tan bien como hasta ahora y me sigan enseñando a montar así de bien no creo que haya ningún problema.

– Seguro que te están dando muchos consejos. ¿Nos cuentas alguno?

La que más me está animando y aconsejando en el tema de cómo montar a caballo y manejar la fusta es la cantinera de Caballería del año pasado, una chica adorable. Me da muchos consejos y siempre intento quedarme con todo, pero de los que me ha dado hasta ahora el que más me ha gustado es que disfrute cada momento siendo yo misma, que es como mejor se viven estos momentos.

– Te habrán hablado mucho estos días del caballo que vas a llevar el día del Alarde.

Pues la verdad es que sí. Por lo que me han comentado, junto con la cantinera de Caballería de Irun, “estreno” caballo. El que se montaba hasta el año pasado parece ser que lo han retirado… o eso me han dicho. El hecho de montar un caballo desconocido me da un poco de respeto, pero seguro que todo irá bien así que estoy tranquila.

– ¿Qué esperas del 8 de septiembre?

Espero que se cumplan las expectativas que tengo en mente, disfrutándolo con la familia, amigos y las demás cantineras, que somos una cuadrilla muy maja y seguro que lo pasamos súper bien.

– Algún lugar del recorrido que sea especial para ti?

De pequeña veía el Alarde en la muralla, con la ama, mis hermanos, tías y primos, y me parece un lugar especial por lo mucho que lo disfrutaba desde aquel entonces. Y, por otra parte, la calle Mayor, que me parece una parte del recorrido muy emotiva por lo bien que te acoge y te anima la gente desde las aceras.